Guadalajara, Jal. Para resolver los “graves problemas de movilidad” que enfrenta el área metropolitana de Guadalajara, industriales de la construcción pidieron a las autoridades estatales proyectar ya la Línea 4 del tren ligero e ir “bajando” los recursos federales que se requieren para ello.

El presidente de la delegación Jalisco de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Luis Méndez Jaled, indicó que, a estas alturas, la zona conurbada debería contar con al menos siete líneas de tren ligero y urgió a que en el próximo sexenio se concreten al menos dos más, donde se incluya el municipio de Tlajomulco de Zúñiga.

“Ya cada vez está creciendo más Tlajomulco y necesitamos hacer las ciudades conectadas, necesitamos un área metropolitana integrada, conectada y que pueda tener acceso de un lado a otro”, señaló el dirigente.

Durante una reunión con el director del Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur), Rodolfo Guadalajara, el presidente de CMIC detalló que cada día entre 200,000 y 300,000 personas se movilizan desde y hacia Tlajomulco y la mayoría debe hacerlo en automóvil, puesto que no cuentan con transporte público suficiente.

Piden acelerar L3

Por otra parte, y debido a las afectaciones que ha generado la construcción de la Línea 3, tanto a la vialidad como a las ventas de los establecimientos comerciales, Méndez Jaled pidió acelerar los trabajos.

“Como empresarios, la competitividad sigue siendo el punto crucial de nuestro estado y el hecho de que la Línea 3 termine lo más pronto posible, pues para nosotros es muy estratégico”, afirmó.

El director de Siteur adelantó que la nueva línea del tren ligero podría iniciar a prestar el servicio por tramos.

“Ya una vez que esté más desahogada la obra, a partir de diciembre o enero, entonces sí ya estarían circulando algunos trenes para su calibración”, precisó.

En diciembre próximo, anticipó, podrían iniciar las pruebas con los trenes circulando por los viaductos 1 y 2.

La Línea 3 del tren ligero tendrá una longitud de 21.5 kilómetros y, aunque en un inicio el costo proyectado era de 19,000 millones de pesos, actualmente asciende a 25,586 millones de pesos.

De acuerdo con un estudio realizado por la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara, y presentado en agosto pasado, las obras de construcción del tren eléctrico que iniciaron en agosto del 2014, han provocado el cierre de 105 establecimientos comerciales, 1,700 trabajadores que se quedaron sin empleo y pérdidas económicas por 388 millones de pesos.