Querétaro, Qro. Tras las inundaciones que días atrás se presentaron en zonas de Tequisquiapan y San Juan del Río, el sector hotelero del estado instó a que se reactive el turismo y no se detenga el proceso de recuperación en el que estaba la actividad turística del estado.

Las afectaciones por al aumento en la corriente –de la presa Centenario y el Río San Juan– ocurren ante el complicado proceso de recuperación que vive el turismo a causa de la pandemia de Covid-19, refirió el presidente de la Asociación Queretana de Hoteleros (AQH), Luis Signoret.

Es lamentable que se nos haya presentado este incidente, no conforme con que no logramos recuperarnos de la pandemia, ahora nos llega esta situación, son circunstancias meteorológicas que no controlamos”, expuso.

Tan sólo en Tequisquiapan hubo afectaciones en nueve hoteles, de acuerdo con el reporte preliminar de la administración municipal. Actualmente, la AQH no reporta afectaciones entre sus asociados.

Ante este panorama, el presidente de la AQH instó a los turistas a visitar el estado, en especial los destinos que tuvieron afectaciones, con la finalidad de incidir en la recuperación de estos lugares, así como en el proceso de reactivación en el que está el turismo a año y medio de los efectos de la contingencia sanitaria.

En estos momentos, dijo, no se puede detener la paulatina recuperación que ha tenido la actividad turística, luego de ser una de las más impactadas por los estragos del Covid-19.

“No podemos detenerlos, sí efectivamente hay un fenómeno que nos está afectando en ciertas zonas, pero tenemos que rescatar lo que no está afectado, la gente tiene que venir, hoy Peña de Bernal también está trabajando (…) Puede venir la gente perfectamente y que pueda hacer esa recuperación económica en estos próximos fines de semana. (…) Tenemos que insistir en que la gente venga a Querétaro, visite Querétaro, que gaste en Querétaro, que eso nos permita a nosotros que la economía del estado siga saliendo adelante”, puntualizó.

El representante del sector hotelero planteó que aún cuando hay estragos por las inundaciones, no se afectó a la totalidad de los destinos, por lo que los servicios hoteleros siguen activos para recibir a visitantes.  

“En Tequisquiapan, aún con todo y esto la gente puede seguir viniendo. Que visiten Tequisquiapan, hay zonas donde sí hubo afectación, pero hay zonas donde no, es prudente que los visitantes no se limiten a venir. No hay ninguno en peligro, hasta ahorita los hoteles no tenemos ningún reporte de daños ni de peligro inminente para hoteles tanto de Tequisquiapan como de San Juan del Río”, expuso.

Ante la contingencia por los escurrimientos de agua, refirió que hoteleros de otros destinos –tal es el caso de Peña de Bernal, en Ezequiel Montes– han brindado sus cabañas y hoteles para apoyar a damnificados.

Campaña de recolección

Para apoyar a establecimientos hoteleros y habitantes de las zonas inundadas, la AQH lanzó una campaña de recolección de víveres, alimentos enlatados, agua, artículos higiénicos y de limpieza; particularmente los hoteles asociados aportarán insumos y equipamiento que tienen en desuso, con la finalidad de apoyar a hoteles y pobladores afectados.

La campaña estará dirigida tanto a los asociados de la AQH como a la población en general, los insumos serán recibidos en el hotel NH que está sobre 5 de Febrero en la capital del estado, durante las 24 horas. Este fin de semana se tiene previsto hacer una primera entrega de artículos recolectados.

De acuerdo con información de la administración municipal, fueron nueve hoteles afectados, de 60 (con 1,050 habitaciones). El reporte preliminar arrojó daños materiales en 141 viviendas, cinco fraccionamientos, 177 parcelas, principalmente de las localidades San Nicolás y Bordo Blanco; además de 30 negocios, dos instituciones educativas y dos edificios públicos (parque La Pila y Casa de Cultura).

Este jueves, el gobernador Francisco Domínguez Servién, realizó un recorrido por zonas afectadas en Tequisquiapan, donde se comprometió con la población a dar acompañamiento a los damnificados en su recuperación, proveyendo de apoyos directos para la rehabilitación de viviendas, comercios y patrimonios.

Tras las afectaciones, el gobierno estatal reportó daños en 35 ladrilleras, 106 viviendas, dos escuelas, un parque recreativo, un espacio cultural, nueve hoteles, 38 negocios y 117 parcelas.

Al descender los niveles de la inundación surgirán nuevos daños, por lo que se espera que aumente la lista de afectaciones. Comunicó que en coordinación con la próxima administración habrá continuidad en las acciones de reparación.

“Las finanzas del estado están fuertes y se habrá de apoyar todo lo que son enseres domésticos y materiales lo hará gobierno del estado a través de la Secretaría de Desarrollo Social, lo que es campo a través de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y lo que son negocios, como aquí las ladrilleras y nueve hoteles lo hará la Secretaría de Desarrollo Sustentable”, informó.

Domínguez Sevién informó que también hay comunicación con otras zonas afectadas del estado, especialmente en San Juan del Río, donde se espera a conocer el levantamiento de las afectaciones para apoyarlos con recursos y programas.

Protección Civil de Tequisquiapan informó que este jueves continuó a bajar la acumulación del agua, reportando escurrimientos por vertederos con 68 metros cúbicos por segundo, además el río San Juan se encontraba a una capacidad de 85% en su cauce; por tanto, el municipio ya no reporta inundaciones en las calles del primer cuatro del Centro Histórico, sin embargo, hay vialidades que siguen cerradas para ser valoradas.

estados@eleconomista.mx