Guadalajara, Jal. Aunque Honda de México aseguró que no habrá despido de personal en su planta armadora instalada en el municipio de El Salto, una vez que traslade a Celaya, Guanajuato, la producción de la camioneta crossover HR-V, en octubre saldrán 600 trabajadores y en marzo del próximo año, 600 más.

“El boletín de prensa dice que no va a haber despidos, pero, más bien es un tema de retiro voluntario donde se le va a dar una liquidación a la gente, bastante favorable, para que entren en ese programa de retiro voluntario; pero salen 600 personas en octubre de este año y otras 600 en marzo del próximo año; es mucha gente que se queda sin trabajo”, dijo a El Economista el presidente del Clúster Automotriz de Jalisco, Rubén Reséndiz.

“Es la primera vez que escucho que Honda prescinde de tanta gente; independientemente de que las van a liquidar, es gente que se queda sin trabajo”, destacó Reséndiz Pérez. Detalló que desde el primer momento en que la compañía habló de los cambios en su producción, advirtió sobre la desaparición del turno vespertino que implicaba la salida de 600 trabajadores a través de un programa de retiro voluntario.

“Pero ahora resulta que es ese turno, y en marzo cancelan el segundo turno y se va toda la producción de automóviles a Celaya y toda esa gente se queda sin empleo”, puntualizó.

El pasado 6 de septiembre a través de un comunicado, Honda de México anunció cambios en sus operaciones de producción, mismos que implican concentrar la producción de automóviles en la planta de Celaya desde principios del 2020, mientras que la planta de El Salto, Jalisco, se enfocará a la producción de motocicletas, productos de fuerza y refacciones.

Según el comunicado, “este cambio es para optimizar la estructura de fabricación de automóviles de Honda de México, así como para mejorar la eficiencia comercial de la compañía”, y destaca que con el cambio de estructura, “no habrá despidos”.

“La planta lo está haciendo por un tema de costos, seguramente, porque, si tiene una fabricación en Celaya de 200,000 unidades anuales, y aquí en la planta de El Salto, solamente 50,000, el movimiento logístico de las partes y demás, sí se complica y sí debe afectar en el tema de costos”, señaló Rubén Reséndiz, quien hasta el 2011 se desempeñó también como director de Relaciones Gubernamentales de Honda de México.

Proveeduría

El presidente del Clúster Automotriz de Jalisco descartó que los cambios en la producción de automóviles por parte de Honda vayan a afectar a las empresas proveedoras de autopartes instaladas en el estado, ni tampoco los proyectos para desarrollar en Jalisco la proveeduría del sector automotriz.

“Yo nada más sé de dos o tres empresas, probablemente cuatro empresas locales, que le estaban surtiendo algunas piezas a Honda y seguramente van a tener que mover o ya movieron parte de su producción a Celaya”, comentó.

Refirió que, normalmente, las plantas armadoras cuando llegan a instalarse en algún estado, “acercan lo más posible” a sus proveedores de nivel 1 y, probablemente, a los del nivel 2 (que proveen al nivel 1).

[email protected]