Guerrero, un estado caracterizado por la desigualdad económica y social, registró en septiembre del 2016 la tasa de desempleo más baja a nivel nacional, cifra que de entrada sorprende a muchos lectores, con 1.9% de su población activa en esta condición.

Sin embargo, al buscar dimensionarla con otros indicadores laborales, las sorpresas siguen en aumento, toda vez que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reporta para ese mismo mes una reducción anual de 0.7% en el número de personas registradas en el padrón de la entidad; en tanto, al buscar en los indicadores complementarios publicados por el mismo Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se concluye que si bien hay empleo en dicha entidad, éste es de mala calidad, pues 79.2% de la población ocupada al segundo trimestre del año se encuentra en la informalidad.

Por su parte, en el estado de Oaxaca sucedió algo similar, ya que registró una tasa de desempleo de 2.0%, la tercera más baja a nivel nacional; respecto del número de asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social, apenas aumentó 0.2% en septiembre en relación con un año atrás.

En esta entidad la baja tasa de desempleo se explica porque 81.5% de la población ocupada encuentra trabajo en la informalidad, que es también el máximo porcentaje en el país.

Desigualdad amplificada

La informalidad laboral amplifica la desigualdad en México y otros países de América Latina, lastra los salarios y el acceso al Seguro Social y las pensiones, advirtió recientemente en París, Francia, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, quien insistió en la necesidad de mejorar la productividad en la región; además lamentó que en México, y en general en Latinoamérica, la parte de la seguridad social no tiene ni el alcance, ni las pensiones .

Alto porcentaje de informalidad invade al país

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en su actualización de la medición de la economía informal, informó que para el 2014 la medición de la economía informal mostró que 23.7% del Producto Interno Bruto (PIB) es informal y se genera por 57.8% de la población ocupada en condiciones de informalidad. Asimismo, 76.3% del PIB lo genera el sector formal con 42.2% de la población ocupada formal. Es decir, por cada 100 pesos generados de PIB del país, 76 los generan 42% de ocupados formales, mientras que 24, 58% de ocupados en informalidad.

Se agrega que, del citado 23.7% de la economía informal, en el 2014, 11.0% corresponde al sector informal, es decir, aquellos negocios no registrados de los hogares dedicados a la producción de bienes o servicios.

De igual manera, 12.7% corresponde a las otras modalidades de la informalidad, que refieren a todo trabajo que, aun cuando sea para unidades económicas distintas a las de los micronegocios no registrados, no cuenta con el amparo del marco legal e institucional (seguridad social y prestaciones sociales).

luis.caballero@eleconomista.mx