Puebla, Pue. El gobernador, Miguel Barbosa Huerta, llevará a litigio los contratos por las obras que se hicieron mediante el esquema Proyectos de Prestación de Servicios (PPS), al anticipar que no ve las condiciones para buscar una reestructuración de los pagos con las empresas ejecutoras. 

Los proyectos que se hicieron bajo ese esquema son el Centro Integral de Servicios, que tuvo un costo de 1,372 millones de pesos, y el Museo Internacional del Barroco, de 1,742 millones, mientras que las plataformas de Audi se hicieron con el esquema Asociaciones Público Privadas (APP), implicando una inversión de 5,079 millones. Los dos primeros tienen contratos hasta el 2037 y el 2039, mientras que el otro vence en el 2028.

Al respecto, el mandatario poblano precisó que los “contratos leoninos de estas obras simuladas fueron por la corrupción de quienes lo suscribieron, situación que representa un deterioro patrimonial del estado”.

“Una vez que tengamos litigios planteados vamos a pensar en acuerdos con las contrapartes, no hay un asunto de reestructuración hasta que haya un planteamiento sobre contratos que se celebraron en agravio del gobierno”, expresó.

Barbosa Huerta dejó en claro que a este asunto le falta mucho tiempo para encontrar una solución, pero su administración está firme en el planteamiento de no buscar acuerdos sobre estos contratos que, resaltó, resultaron ventajosos para los acreedores y una deuda para el estado.

Reestructuración

De acuerdo con datos de la Secretaría de Planeación y Fianzas, hasta enero del presente año se habían pagado 1,359 millones de pesos por dichos proyectos realizados entre el 2012 y el 2016, es decir, 753.7 millones de pesos por las plataformas de Audi, 395.3 millones por el Museo Internacional del Barroco (MIB) y por el Centro Integral de Servicios (CIS) 210 millones. 

A decir del economista de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep), Marcos Gutiérrez Barrón, esas obligaciones financieras pueden reestructurarse, pero se alargará el tiempo de pago, ya que al existir contratos de por medio no se pueden bajar los montos a cubrir.

Consideró que en este panorama de la pandemia de Covid-19, la administración poblana, así como el resto de los gobiernos en el país, está buscando priorizar los recursos a la atención de los pacientes en los distintos nosocomios públicos, pasando a segundo plano esos compromisos, los cuales no se buscan evadir, sino tener mejores condiciones de pago. 

Indicó que las condiciones de los contratos se deben revisar a fondo para determinar si fueron o no adecuados, ya que ha pasado más de un sexenio y las obras realizadas con PPS aún no quedan claras. 

estados@eleconomista.mx

kg