La crisis económica generada por la pandemia de Covid-19 aún se resiente en la transferencia de recursos federales a estados y municipios.

Durante los primeros cinco meses del 2021, el gasto federalizado disminuyó -4.7% a tasa anual real, que significó el peor resultado, para un periodo igual de comparación, desde el 2009 —año de crisis económica y financiera—, cuando descendió -10.9%, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Con esta caída, se observa que desde que inició la contingencia sanitaria, en abril del 2020, y hasta mayo del 2021, el gasto federalizado promedia una contracción anual real de -4.6%; en este lapso, únicamente se mostraron cuatro incrementos, de los cuales, tres fueron el año pasado: en abril (6.9%), octubre (14.2%) y diciembre (6.7%), así como en el cuarto mes de este año (5.9 por ciento).

Lo anterior significa que los recursos que el gobierno federal transfiere a estados y municipios registran cuatro disminuciones en los primeros cinco meses del 2021: -4.8% en enero, -5.2% en febrero, -13.9% en marzo y -5.6% en mayo.

Además, al contemplar lo que va de administración de Andrés Manuel López Obrador, la media llega a -3.4%; esto se interpreta como menor gasto federalizado para los gobiernos subnacionales en esta gestión.

En términos absolutos y anuales, el gasto federalizado acumula 1,605 millones de pesos menos que recibieron las entidades federativas, y sus respectivas demarcaciones, durante los primeros cinco meses del 2021.

Por entidad, 29 de 32 exhibieron contracciones del gasto federalizado en el periodo enero-mayo. Las caídas más pronunciadas fueron en Oaxaca (-10.8% anual real) y Zacatecas (-10.0 por ciento).

Les siguieron Hidalgo (-9.2%), Baja California Sur (-8.8%), Guanajuato (-8.7%), Guerrero (-8.0%), San Luis Potosí (-8.0%), Puebla (-7.8%), Estado de México (-7.3%), Sinaloa (-6.0%), Chiapas (-6.0%), Quintana Roo (-5.8%), Aguascalientes (-5.7%), Nayarit (-5.2%), Yucatán (-5.0%), Morelos (-4.7%), Tlaxcala (-4.7%), Campeche (-4.6%), Tamaulipas (-4.3%), Chihuahua (-4.3%), Querétaro (-4.2%), Michoacán (-3.6%), Sonora (-3.6%), Colima (-3.5%), Jalisco (-3.2%) y Nuevo León (-3.0 por ciento).

Mientras los estados con menores decrecimientos y, por ende, con una menor afectación en recursos federales, fueron Coahuila (-2.2%), Baja California (-1.8%) y Veracruz (-1.0 por ciento).

Al otro extremo, únicamente Durango, Tabasco y Ciudad de México crecieron en la transferencia del gasto federalizado, con variaciones de 3.3, 2.6 y 0.5%, respectivamente.

En los primeros cinco meses del 2021, las entidades recibieron 833,768 millones de pesos. Las administraciones locales con mayores recursos fueron Estado de México (93,357 millones), Ciudad de México (81,180 millones), Veracruz (55,958 millones), Jalisco (46,785 millones), Chiapas (41,261 millones), Puebla (37,017 millones), Nuevo León (33,455 millones), Guanajuato (31,774 millones), Oaxaca (31,683 millones), Michoacán (30,512 millones) y Guerrero (28,311 millones).

En la parte baja, y con menor gasto federalizado para enfrentar la crisis económica y sanitaria, se colocaron Baja California Sur (6,347 millones de pesos), Colima (6,701 millones), Campeche (8,600 millones), Tlaxcala (9,359 millones), Nayarit (9,442 millones), Aguascalientes (9,452 millones), Quintana Roo (11,114 millones), Zacatecas (11,960 millones), Morelos (12,196 millones), Durango (13,215 millones), Querétaro (13,560 millones) y Yucatán (14,350 millones).

Por ramos

Los ramos del gasto federalizado son participaciones, aportaciones, protección social en salud, convenios de reasignación, convenios de descentralización y provisiones salariales y económicas y otros subsidios.

Los más importantes son los dos primeros, al concentrar actualmente más de 89% del total. El Ramo 28, de participaciones, que forma parte del gasto no programable (libre disposición) y su entrega depende de la recaudación federal participable, actividad económica y población, registró un descenso -1.4% a tasa anual real en los primeros cinco meses del año (el peor resultado en los últimos ocho años), mientras las aportaciones (Ramo 28), que solventan problemáticas en educación, salud, infraestructura social, seguridad y fortalecimiento financiero – gasto programable –, decrecieron -3.4% (la caída más pronunciada desde el 2009).

Por su parte, los recursos para protección social en salud se contrajeron -18.1%, provisiones salariales y económicas en -53.7% y convenios de descentralización -22.5%; convenios de reasignación mostraron un crecimiento de 524.1 por ciento.

Importancia

¿Cuál es la importancia del gasto federalizado? En el 2019 ascendió a 1.92 billones de pesos (54.3% programable y 45.7% participaciones), que representó 33.1% del gasto neto total de la Federación (el Estado de México y la capital reciben los mayores montos de recursos).

Asimismo, el gasto federalizado significó, en promedio, 84.6% de los ingresos totales de las entidades, sin incluir los recursos por financiamiento, ni a la Ciudad de México, donde representó 56.1 por ciento.

En tanto, simbolizó 71.7% de los ingresos totales de los municipios, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, aunque en las demarcaciones de mayor rezago social, que son la mayoría, esa proporción fue superior a 90 por ciento.

estados@eleconomista.mx