La continuidad del buen desempeño financiero al cierre del 2018 de Solidaridad (Playa del Carmen), Quintana Roo, provocó que Fitch Ratings aumentara a “A-(mex)” desde “BBB+(mex)” la calificación de la calidad crediticia del municipio. Además, modificó la perspectiva a Positiva desde Estable.

“La buena generación de ingresos propios, así como la recepción de recursos de libre destinación fortalecieron los ingresos fiscales ordinarios (IFO) significativamente, lo cual compensó los incrementos en el gasto operacional (gasto corriente más transferencias no etiquetadas) y permitió una generación de ahorro interno (flujo libre para servir deuda o realizar inversión) importante. Como resultado, el nivel de pasivo circulante disminuyó y los indicadores de sostenibilidad se fortalecieron”, explicó la agencia en un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

La perspectiva Positiva considera la continuidad en el fortalecimiento de los indicadores de endeudamiento a largo plazo y la flexibilidad financiera favorable, de forma que la posición de liquidez se siga fortaleciendo.

Fitch señaló como fortaleza de la calificación los niveles elevados de eficiencia recaudatoria, el endeudamiento reducido a largo plazo y la mejora en la posición de liquidez.

“Entre los factores que limitan la calificación se encuentra la volatilidad presentada en sus márgenes operativos, explicados por la gestión y manejo del gasto. Asimismo, la economía altamente concentrada en el sector turístico y la ausencia de un sistema formal de pensiones y jubilaciones”, indicó la calificadora.

Dinamismo

Al cierre del 2018, Playa del Carmen presentó un dinamismo en los IFO importante, con un crecimiento anual de 29.2%, mientras que los ingresos propios mostraron un incremento de 24%, superior a la tasa media anual de crecimiento (tmac) del periodo 2014-2018 de 18.4 por ciento.

En materia de gasto, el municipio enfrentó ciertas presiones en el rubro de servicios personales por ajustes en la base salarial de los trabajadores. En servicios generales, el aumento se explica por el pago de estudios y arrendamientos. “Sin embargo, el buen desempeño de los IFO permitió hacer frente a las presiones y alcanzó un nivel de ahorro interno de 30.1% de los IFO. Este indicador está en línea con los municipios calificados en el mismo nivel”, agregó Fitch.

De acuerdo con el presupuesto 2019 y las medidas implementadas en materia recaudatoria, el municipio contempla un nivel de ahorro interno aproximado de 25.6% de los IFO, en línea con sus pares en la misma categoría de calificación.

Favorable

El factor de deuda y liquidez presentó indicadores favorables al cierre del 2018, lo que dio como resultado un ajuste a Neutral desde Débil y mantener la tendencia positiva.

La deuda directa de largo plazo es baja. Representó 0.29 veces los IFO y totalizó 695.1 millones de pesos a diciembre del 2018.

Playa del Carmen cuenta con un crédito de largo plazo con Banorte (antes Interacciones), cuyos términos y condiciones son adecuados y con mecanismos sólidos, que permiten asegurar los pagos completos y oportunos del servicio de la deuda.

Según la Ley de Ingresos 2019, el municipio no contempla la contratación de endeudamiento adicional a largo plazo.

“El nivel de caja se mantuvo y cubre alrededor de 56% de las obligaciones no bancarias. De acuerdo con la administración actual, se realizarán esfuerzos por mantener un nivel de pasivo controlado y presentar sólo aquellas obligaciones exigibles y vigentes. Durante el 2018, Playa del Carmen no recurrió a créditos de corto plazo o cadenas productivas”, destacó la agencia.

estados@eleconomista.mx