Puebla, Pue. La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) de Puebla informó que con motivo del Día de Muertos las ventas oscilaron en 1,220 millones de pesos en el estado por la venta de flores, disfraces, adornos y otros productos alusivos, lo que representó un aumento de 25% respecto al 2018.

Arturo Fernández Tanús, presidente de Canacope, destacó que se trata una de las épocas más esperadas por más 650 comercios de los rubros de florerías, dulcerías, panaderías, tiendas de disfraces y de veladoras.

Mencionó que al llegar en fin de semana resultó positivo para los negocios, porque las familias no sólo compran para adornar sus ofrendas, sino para hacer las fiestas que organizan con motivo del Halloween.

Los precios de estos disfraces van de 190 a 400 pesos, máscaras de 30 a 250 pesos y adornos de 15 a 300 pesos.

 

También resulta beneficiada la venta de fruta, carne, verduras y decoraciones, ya que las familias son muy apegadas a las tradiciones mexicanas.

Fernández Tanús estimó que siete de cada 10 familias poblanas celebran el Día de Muertos con alguna actividad, que va desde el consumo de pan de muerto, visitas al panteón o la colocación de la ofrenda, de la cual, se estima un gasto promedio de 1,246 pesos.

Cempasúchil

Eduardo Robelo Estrada, presidente del Sistema Producto Ornamentales, comentó que en esta temporada vendieron 12,000 toneladas de la flor de cempasúchil, 2,000 más que en el 2018; sin embargo, 30% de la producción no se coloca.

Recordó que la producción de esa flor se generó en 900 hectáreas, principalmente en la región de Atlixco, ubicada en la parte centro del estado, cuyo precio aumentó 15% respecto a los 120 pesos que vale el rollo.

A esta actividad se dedican 1,200 personas, quienes colocaron 50% de la cosecha en Puebla y el resto en entidades vecinas como Veracruz, Tlaxcala, Estado de México, entre otros.

El presidente de la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles, Manuel Domínguez Gabián, informó que los 320 establecimientos en la entidad registraron una capacidad de 70%, que representa 10% de ocupación, ya que en estas fechas las familias no suelen salir de vacaciones.

Ante, ello dijo que es de las pocas temporadas en que no hay un beneficio en derrama económica, por lo que hasta diciembre es cuando verán cifras más positivas.

estados@eleconomista.mx

kg