Cancún, QR. Una vez que el asentamiento irregular Las Torres dejó de representar un obstáculo para el Tren Maya, el gobierno federal desistió de reubicar a las 700 familias que habitan dicha colonia, ubicada debajo de las líneas de alta tensión de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Playa del Carmen.

Así lo reveló Carlos Ríos Castellanos, titular de la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable de Quintana Roo (Sedetus), quien dijo que el gobierno estatal incluso ya había donado un terreno de 10 hectáreas para tal fin, pero la Federación ya no aportó los recursos para continuar con la reubicación.

El traslado de las más de 2,600 personas que habitan Las Torres se planeó cuando el trazo original del Tren Maya estaba pensado para que corriese por debajo de las líneas de alta tensión de la CFE, paralelas a la carretera Cancún-Chetumal, pero al modificarse ese trazo y decidirse que la vía corriera al centro de la referida carretera, la reubicación de las familias no se concluyó.

El asentamiento irregular está comprendido por un aproximado de 600 lotes de vivienda, que se extienden a lo largo de 10 kilómetros debajo de las líneas de alta tensión de la CFE, lo cual suponía un obstáculo para el Tren Maya. 

Funcionarios federales anunciaron en reiteradas ocasiones que los habitantes serían beneficiarios de un programa de vivienda como parte del Plan Maestro de Mejoramiento Urbano que anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, el titular de la Sedetus indicó que al requerirse de un elevado monto de recursos que la Federación ya no aportó y que el gobierno del estado no tiene la capacidad de aportar, dicha reubicación no puede llevarse a cabo.

Añadió que incluso esta colonia irregular quedó fuera del programa de mejoramiento urbano que instrumenta el gobierno federal en Playa del Carmen, por lo que sin recursos federales es difícil que el estado pueda concluir con el plan original.

Antecedente

En entrevista en julio del 2019, Eduardo Ortiz Jasso, titular de la Agencia de Proyectos Estratégicos de Quintana Roo, informó que finalmente el estado había decidido aportar dos terrenos de 5 hectáreas cada uno como contribución al proyecto férreo del gobierno federal.

“Tuvimos reuniones con la Comisión Nacional de Vivienda y el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur); después de esas reuniones hicimos un recorrido con el secretario Román Meyer, titular de la Sedatu, y estuvieron de acuerdo en que fueran esos terrenos”, explicó.

Rogelio Jiménez Pons, director general del Fonatur, señaló que habían decidido no entregarles vivienda ya terminada a las familias beneficiadas como estaba planeado en un principio por los elevados costos que suponía; en cambio, se les proporcionarían sólo los lotes para que de manera inmediata fuesen poseedores de un patrimonio, con todos los servicios básicos.

Para ser beneficiarios de los terrenos, se iba a solicitar a los beneficiarios quedar inscritos en una cooperativa.

estados@eleconomista.mx