Apple Leisure Group planea invertir hasta 100 millones de dólares para operar tres o cuatro hoteles en Acapulco, que es un destino que les resulta muy atractivo, afirmó su presidente ejecutivo, Alejandro Zozaya, quien inauguró la primera propiedad bajo el concepto todo incluido de lujo en el puerto con la marca Dreams.

Durante la ceremonia de reapertura del inmueble, anteriormente llamado Grand Hotel Acapulco, el titular de la Secretaría de Turismo (Sectur), Miguel Torruco Marqués, informó que se abre una nueva oportunidad para atraer turistas extranjeros a México, principalmente estadounidenses, porque es un sitio ya conocido.

“Si ellos, Apple Leisure Group, que son tan inteligentes para trabajar e invertir están acá, eso significa que el rumbo es Acapulco. Los vientos soplan a favor para este gran desarrollo y además podrían generar un efecto de sana competencia que multiplique el beneficio e incrementen la calidad”, comentó el funcionario.

Por su parte, Zozaya afirmó que las negociaciones con los dueños de los hoteles (en la zona Diamante y Puerto Marqués) que podrían tener sus marcas Secrets, Now y Zoetry (bajo el paraguas AM Resorts) iniciaron en octubre y esperan cerrarlas durante el 2020.

“La verdad es que hace años quería entrar a Acapulco, porque es un punto turístico importante de sol y playa en México, que es un país que representa casi 50% de nuestro negocio. El aeropuerto está bonito y funcional”, comentó.

Mayor conectividad

Zozaya explicó a los presentes, entre ellos el presidente de Visit México, Marcos Achar, que el puerto debe sumar nuevos turistas, nacionales e internacionales, que amplíen su estadía y su gasto, porque es lo que se tuvo y se perdió al paso de los años.

“En nuestro grupo tenemos 3.6 millones de pasajeros por año, somos el cliente más importante para el país, pero nuestra participación en Acapulco ha sido tímida. Queremos que se incremente como en los buenos tiempos cuando traíamos vuelos charters. Veo que Acapulco está listo en materia de infraestructura y listos para crecer, pero también necesitamos la ayuda de todos, incluyendo la flexibilidad de sindicatos”, refirió.

A pesar de reconocer que el tema de seguridad es un factor de riesgo, mencionó que existe el total deseo de incrementar la conectividad de la mano de otros socios comerciales del destino, como lo hicieron, por ejemplo, en Ixtapa Zihuatanejo, donde entre todos lograron nuevos vuelos, algunos de ellos de temporada, pero que benefician, finalmente, al destino.

“Debo decir que ahora mismo estamos negociando que para la temporada de verano podamos traer a Acapulco vuelos adicionales desde Texas y me gustaría que para el invierno concretemos algo desde Nueva York, donde hay turistas con un poder adquisitivo mayor y que les interesa este sitio”, agregó Zozaya.

[email protected]