Puebla, Pue. La discusión de una nueva reforma energética pone en riesgo 10 proyectos identificados para generar energías limpias en el estado de Puebla, pese a que son una solución para la industria por abaratar costos del suministro de luz y que se reflejarían en mejor productividad, consideró Víctor Trejo Jiménez, presidente del Comité de Energía de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra).

Comentó que se deben hacer inversiones a mediano plazo para que las empresas poblanas puedan, lo más pronto posible, tener alternativas de suministro para funcionar y sin un impacto económico fuerte.

En el 2020, al menos cinco de las 10 empresas tenían firme interés de invertir en proyectos de parques solares o eólicos en Puebla, por la pandemia de Covid-19 se frenaron los planes.

En este sentido dijo, que del total, cinco provenían de España, Italia y Estados Unidos, mientras que el resto son compañías nacionales, lo que hubiera beneficiado al sector verde poblano para incrementar la proveeduría y contratos de servicios.

Expuso que las condiciones climáticas idóneas son factores para que este tipo de proyectos se lleven a cabo; además de que las grandes empresas que consumen arriba de 1 megawatt están obligadas desde el 2018 y con base en el Certificado de Energía Limpia (CEL) a que 5% de su suministro provenga de fuentes renovables.

Trejo Jiménez comentó que, ante las quejas por cobros arriba de 50% en el servicio de luz, esto por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), las industrias en general buscan bajar ese gasto mediante la instalación de paneles solares, lo que abre una puerta para las pequeñas y medianas empresas que venden ese tipo de equipos.

“Sabemos que a nivel nacional el ritmo al que se están creando los permisos de energía de parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) se frenó prácticamente y con la entrada de esta nueva contrarreforma que se está discutiendo en el Congreso federal, sí habrá un impacto, porque las firmas dejarán de invertir al cambiar totalmente el modelo financiero de estos proyectos”, añadió.

Puebla consumidor

Sostuvo que es uno de los principales estados consumidores de energéticos, ya que aquí se encuentran asentadas empresas de los ramos automotriz, autopartes, textil, químico, metalmecánico y siderúrgico.

Las industrias han entendido que deben invertir en sus instalaciones para reducir hasta 60% los gastos, ya que algunas pagan 200,000 y otras más de 1 millón de pesos al mes por la electricidad, esto último en términos de rentabilidad no beneficia a los empresarios, pero eso tampoco lo ven autoridades federales para impulsar las energías verdes.

“Antes las industrias se negaban a dar ese paso de tener paneles solares porque el retorno de inversión era a 13 o 14 años, pero ahora entienden que es una necesidad primordial en sus procesos de producción, lo cual debería considerarse y no dar marcha atrás a promover las energías renovables, ya que al empresario representa un retorno de su gasto en cuatro años”, abundó.

Víctor Trejo reconoció que se empezaba a ver el interés del sector poblano por aprovechar la radiación solar o buscar otra fuente de energía para trabajar, tal como estaban haciéndolo en el norte del país por atraer más inversiones, pero ahora entran en incertidumbre.

estados@eleconomista.mx