Puebla, Pue. Tres proyectos hidroeléctricos contemplados para las sierras Norte y Negra del estado, que representan un total de 223.5 millones de dólares, se encuentran detenidos porque requieren consultas públicas en las localidades donde se pretenden llevar a cabo, aunque cuentan con permisos suficientes.

La delegada en Puebla de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Daniela Migoya Mastretta, explicó que al tratarse de proyectos que involucran el uso de un recurso natural y a las localidades con población principalmente indígena, se exige tener el aval de los habitantes para evitar un conflicto social.

Mencionó que hay proyectos autorizados desde hace 10 años, los cuales han realizado actualizaciones de  Manifestación de Impacto Ambiental, pero condicionados socialmente a su ejecución.

Comentó que las empresas no han dejado de insistir en ejecutarlos, con el fin de aprovechar recursos naturales para la producción de energías alternativas.

Expuso que en el caso de la empresa Deselec 1, que presentó el Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1, cumplió con la consulta pública en agosto del 2015, pero hubo una oposición, por tal motivo no ha prosperado el proyecto, aun cuando tiene permisos desde diciembre del 2011.

El sitio del proyecto se encuentra ubicado sobre el río Ajalpan, entre las localidades de Tlacotepec, Cuitzontipa y Xochimilco, de los municipios de Ahuacatlán, Tlapacoya y San Felipe Tepatlán. La inversión estimada es de 126.7 millones de dólares, para producir a través de la infraestructura instalada alrededor de 30 megawatts.

Respecto a la planta hidroeléctrica de la presa San Antonio, promovida por la empresa Generación Eléctrica San Antonio, que abarca los municipios de Xochitlán de Vicente Suárez, Zapotitlán de Méndez, Atlequizayan, Zoquiapan y Nauzontla, su autorización fue otorgada en enero pasado después de ser ingresado en julio del 2017, pero se condicionó su ejecución a una consulta pública. Las obras implicarán una inversión de 20.4 millones de dólares, con el propósito de generar 22.6 megawatts.

Migoya Mastretta explicó que en el caso del Proyecto Sistema Hidroeléctrico Coyolapa-Atzalan, con un costo de 76.4 millones de dólares, se pretende generar 123 gigawatts por hora, a través del aprovechamiento de las aguas del río Coyolapa, ubicado en la Sierra Negra en los municipios de Coyomeapan, San Sebastián Tlacotepec y Zoquitlán. La promovente es la empresa Proyectos Hidroeléctricos de Puebla, a la que se emitió por la Semarnat una resolución en marzo del 2016.

Sin embargo, su autorización está condicionada a que no podrán iniciar el proyecto hasta que no cumplan con presentar el documento que a derecho determine la Secretaría de Energía (Sener), respecto a una consulta pública.

Negativa

En este último caso, la comunidad indígena de Huitzilatl, del municipio de Coyomeapan, interpuso un amparo para evitar que se construya, ya que afectaría a más de la mitad de habitantes, expresó José Luis Leyva Machuca, integrante del Movimiento de Autogestión Social, Campesina, Indígena, Popular.

Expuso que el recurso jurídico se tramitó el 15 de noviembre del 2017, pero fue hasta el 22 de febrero pasado que el Juzgado Tercero de Distrito en Materia Civil y Administrativa y de Trabajo y Juicios Federales en el estado de Puebla otorgó su fallo.

Detalló que en este documento están reclamando a la Semarnat y la Sener la violación a los derechos de los pueblos indígenas a ser previamente consultados, a la igualdad, a la preservación del territorio y al medio ambiente sano.

La delegada de la Semarnat expresó que no hay una temporalidad en los tres casos; sin embargo, las empresas pueden replantear sus decisiones en ejecutarlos si prevalece la negativa de los pobladores.

estados@eleconomista.mx