Cancún, QR. Lejos de beneficiar a la industria turística del Caribe mexicano, la depreciación del peso frente al dólar desplomó el gasto promedio de los visitantes estadounidenses, porque está atrayendo a cada vez más viajeros de menor poder adquisitivo, revelaron los resultados del Estudio Turista presentado por la firma Marketing Consultants (MKT).

En el primer trimestre del 2016 el grupo promedio de 2.7 integrantes que visitó Cancún gastó 2,382 dólares, lo que representa un descenso de 19.8%, frente a los 2,969 dólares que gastaban en igual periodo del 2015.

Jaime Herranz Monedero, responsable del área de estadística de MKT, explicó que una de las hipótesis que podrían explicar la caída en el gasto promedio del visitante es precisamente la fortaleza del dólar, que hoy permite al visitante estadounidense adquirir más productos con la misma cantidad de dólares que gastaba apenas un año atrás.

Por su parte, el gasto en servicios complementarios al hotel también registró un descenso de 21.2%, al pasar de 448 dólares en los primeros tres meses del 2015 hasta los 353 billetes verdes en el 2016.

El estudio, financiado con recursos de la Oficina de Visitantes y Convenciones (OVC) de Cancún, evidencia que esta tendencia no es nueva, pues desde hace cinco años se registra un cambio en el perfil del viajero que visita Cancún; sin embargo, el desplome en el gasto promedio del visitante estadounidense se ha pronunciado en los primeros cinco meses del 2016 con una caída de 23.1%, desempeño que no se registraba desde la crisis de 2008-2009, cuando el gasto se situó en los 350 dólares.

Turistas restringen su gasto

La coyuntura de la paridad monetaria coincide con una desaceleración de la economía de Estados Unidos que deriva en un aumento de la desconfianza y restricción en el consumo del ciudadano de ese país, es decir, hay una contracción en el gasto que se ve claramente reflejada en las estadísticas del gasto en Cancún, dijo Herranz.

Actualmente, 29.6% de los estadounidenses que visitan Cancún tiene ingresos promedio menores a 25,000 dólares anuales.

Los Cabos atraen a ricos

En el caso de Los Cabos, hasta 30% de los turistas que capta son considerados de alto poder adquisitivo, con ingresos arriba de los 150,000 dólares al año; no obstante, Cancún recibe siete veces más turistas, explicó Herranz.

El especialista dijo que los números son contundentes y confirman lo que desde hace años han indicado consultorías internacionales, como Álvarez & Marsal, que califica a Cancún como un destino commodity, sin una diferenciación cualitativa respecto de cualquier otro destino predominantemente all inclusive, al que se le elige por asequibilidad de precio más que por sus bellezas naturales.

No todo es culpa del dólar

El analista refirió que la caída del peso frente al dólar sólo explica en parte el descenso del gasto promedio.

De acuerdo con el estudio, a mayo de este año apenas 33.9% de los turistas que visitaron Cancún asistió a un restaurante fuera de su hotel; solo 21.1% de esos viajeros acudió a centros nocturnos y únicamente 41.9% salió a comprar a plazas comerciales.

Una de las hipótesis que explican el estancamiento del gasto del turista en servicios complementarios es la falta de diversidad y calidad en la oferta.

[email protected]