El presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, Eric Salas González, aseguró que este año el fuero con el que cuentan los diputados locales desaparecerá, además de los funcionarios estatales.

Recordó que en lo personal presentó una iniciativa que promueve quitar esta figura de protección para los legisladores locales; sin embargo, le deja la protección al gobernador.

Salas González dijo que la iniciativa que presentó es similar a la que en semanas anteriores presentó el diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Héctor Magaña, aunque este último promueve quitar la protección al gobernador.

De quitarle el fuero al gobernador se alteraría la calidad de los servicios; no es lo mismo sustituir a un diputado que a un gobernador, pero si comentan que no hay ningún problema, lo que garantizo es que la iniciativa va en el mismo sentido. En Querétaro, las próximas semanas no va a haber fuero para ningún funcionario , sostuvo el diputado, quien advirtió que será el presidente de la comisión legislativa quien decida la manera en que se aprobará la iniciativa propuesta.

Salas González comentó que a pesar de que en la Constitución federal se cuenta con esta protección para legisladores federales y locales, además del gobernador, cada entidad puede decidir si quitar o no la figura a sus funcionarios.

El panista reiteró que es complicado retirar la protección a los mandatarios estatales, ya que de cometer un delito y fuera removido, sería complicado convocar de nuevo a un periodo de elecciones.

Nosotros somos diputados locales y no aplicaría el fuero ya que cada estado decide sus normas. Es complejo retirar el fuero al gobernador; por ejemplo, si no tiene fuero, comete un delito grave, lo sancionas, lo metes a la cárcel y convocas a elecciones; es complicado determinar esos esquemas , dijo.

El Congreso local tiene un periodo vacacional del pasado 25 de julio al 8 de agosto. Entre los pendientes están las comparecencias respecto del I Informe de Gobierno y la implementación del sistema estatal anticorrupción.

arlene.patino@eleconomista.mx