El secretario de Desarrollo Sustentable de Querétaro, Marcelo López Sánchez, atribuyó la baja en las remesas per cápita de la entidad al desempleo en los Estados Unidos, así como a la estabilización en el número de migrantes anuales.

Lo anterior, luego de que el Banco de México (Banxico) reportó una disminución de 5.2% en las remesas per cápita del estado; al cierre del 2013 fue de 186.5 dólares.

SITUACIÓN

De acuerdo con el funcionario, en los últimos años ha habido una disminución del mercado laboral en Estados Unidos, situación que se acrecentó a partir de la crisis económica por la que atravesó el país vecino.

A nivel nacional también hubo una disminución en remesas cercana a 4%; no es una tendencia nada más del estado, sino de todo el país , expuso.

A decir de López Sánchez, también se ha dado una disminución del número de personas que migra hacia los Estados Unidos, derivado de las oportunidades de empleo que se están abriendo en Querétaro.

Tenemos registrados algunos ejemplos de gente que después de la crisis regresó a trabajar a México y ya no volvió a Estados Unidos, porque aquí encontró una oportunidad laboral , afirmó.

Desde la perspectiva de nosotros son esos dos temas. Por un lado, la disminución económica en Estados Unidos; y por el otro, la estabilización en cuanto al número de migrantes anuales , comentó.

MAYORES OPORTUNIDADES

El titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Querétaro reconoció que en algunas regiones del estado, desde el punto de vista local, la derrama económica deriva de las remesas procedentes de habitantes que se encuentran en Estados Unidos.

No obstante, dijo, las autoridades queretanas le han apostado a diversificar las inversiones en los municipios de la entidad, a fin de acercar mayores oportunidades de empleo y crecimiento económico a los habitantes de las distintas regiones de la entidad.

Definitivamente no es una cantidad menor; 370 millones de dólares es una cantidad importante. Una disminución en este sector sí traería repercusiones en la economía local. Sin embargo, la depreciación de la moneda oscila en lo mismo , concluyó el funcionario.

lourdes.duran@eleconomista.mx