Además de solicitar mayores recursos públicos para reanudar el desarrollo de obras públicas, autoridades del ayuntamiento de Paracho, Michoacán, pidieron al gobierno federal que se les otorguen a los municipios mayores facultades administrativas, así como mejoras en los esquemas de recaudación.

José Manuel Caballero, presidente municipal de Paracho, explicó a El Economista que a inicios del mes de julio el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, visitó el ayuntamiento.

“Aun cuando la visita de López Obrador a Paracho tuvo como fin atender todas las cuestiones relacionadas con el sector salud, le entregué una serie proyectos que pretenden reanudar el desarrollo de obra pública. Lo que ocurre es que el ayuntamiento estaba desarrollando obras públicas y este año ante el recorte del Ramo 23 se paralizó todo. También se le solicitó que ayude a los municipios a contar con más facultades administrativas, así como mejoras en los esquemas de recaudación”, enunció.

En ese sentido, aseguró que desde hace tres años se busca industrializar a Paracho, específicamente potencializar las actividades relacionadas con la producción maderera y el turismo; para que puedan llegar empresas, dijo, se necesita infraestructura carretera y mejoras en la zona.

“Queremos atraer empresas enfocadas al sector maderero con un enfoque sustentable, pero para hacerlo necesitamos caminos y carreteras. También desde hace tres años se busca levantar la industria del turismo; ya se habían empezado las obras para mejorar el municipio, queríamos llegar a la categoría de Pueblo Mágico, por lo mismo se comenzaron las mejoras de tuberías, arquitectura, luminaria, pero este año nos ha sido complicado poder lograrlo”, afirmó.

De acuerdo con el presidente municipal, se busca detonar estas dos actividades porque son las que tienen mayor oportunidad de crecimiento.

“Paracho es el municipio de todo el país que produce los mejores instrumentos de madera, se nos conoce como la ‘capital mundial de la guitarra’ (...) Buscamos hacer más, aprovechar la industria de la madera y el turismo”, recalcó.

Refirió que el municipio recibe 40 millones de pesos anuales para obra pública, sin embargo, se apoyaban del Ramo 23, el cual en este 2019 presentó recortes.

Además de solicitar apoyo al gobierno federal para reactivar la obra pública del municipio, el edil explicó que se le pidió ayuda para tener mayores facultades administrativas y recaudatorias.

Ahondó en que los ayuntamientos son la “primera instancia adonde acude la ciudadanía, son los que conocen lo que necesitan los habitantes y pueden asegurar un desarrollo económico efectivo. Sin embargo, son los que menos recursos reciben”.

“En el documento que le entregamos al presidente están puntualizadas varias peticiones: que para el siguiente ejercicio fiscal se nos otorguen más facultades administrativas, es decir, que se modifiquen las reglas distributivas de los recursos, y que nos ayuden a tener mayores facultades recaudatorias. También, le pedimos reactivar los fondos del Ramo 23”, sostuvo.

José Manuel Caballero recalcó que no coincide con la decisión de recortar el Ramo 23, ya que debió darse una mayor regulación porque el sector de la construcción es el más afectado.

Asignación

El alcalde informó que este año comenzó un ejercicio de asignación de recursos públicos con tres comunidades indígenas.

“Como un ejercicio de transparencia y de entendimiento político, este año el ayuntamiento le dimos recursos de manera directa a tres comunidades (Morillo, Urapicho y Pomacuarán). No sólo les transferimos los recursos, también las obligaciones; ellos ahora se hacen cargo de la recolección de basura, mantenimiento de vías y más funciones”, remarcó.

[email protected]