Querétaro, Qro. El desabasto de semiconductores (chips) en el mercado mundial también ha tenido efecto en las automotrices queretanas que tienen líneas de producción ligadas con las armadoras que han detenido operaciones a falta de este insumo.

El principal impacto se refleja en que ha bajado el nivel de requerimientos y ventas de autopartistas del estado, optando por redireccionar al personal a líneas de producción donde no ha habido ajustes, expuso el presidente del Clúster Automotriz de Querétaro, Renato Mendoza Villaseñor.

Los retrasos en el arribo de este insumo, proveniente en mayor medida del continente asiático, inciden en que las plantas armadoras detengan sus líneas de producción en vísperas de contar con este eslabón de la cadena de suministro, situación que a la vez ha generado un desfase en la demanda de autopartes que se fabrican en Querétaro.

General Motors es una de las automotrices que anunció ajustes en su producción a causa de la escasez de semiconductores, por lo que extendió los recortes de producción en tres plantas de Norteamérica, una de ellas ubicada en México, en San Luis Potosí, al menos hasta mediados de marzo; en tanto, los vehículos en otras dos fábricas se construirán de manera parcial.

Entre las más de 300 empresas automotrices situadas en Querétaro, expuso el presidente del clúster, al menos 50% tiene relación de suministro con las plantas de producción que tiene General Motors en México.

“Esta situación impacta, primero en el tema del primer paro que hubo por parte de Audi, luego el de General Motors (...) Para poder armar un carro, si llevan 5,000 partes, con uno que no llegue no pueden armar (...) En el momento en que la armadora no tiene todos estos componentes decide parar la producción y ahí es donde nos afecta porque los releases que teníamos para la producción en estas semanas llegan sin demanda”, explicó.

La alta demanda de semiconductores en el mundo obedece a los crecientes requerimientos de esta pieza para otras industrias, al ser necesarios en la fabricación de aparatos electrónicos, celulares, computadoras, entre otros artículos que han tenido una mayor demanda en el marco de la pandemia.

“Se fabrican principalmente en Asia. La cantidad de productos que utilizan estos semiconductores en el mundo está aumentando de una manera drástica (...) Está generando problemas de parte de la industria asiática de poder cubrir la demanda que hay en el mundo”, pronunció Renato Mendoza.

Proyectos de inversión

El desequilibrio que prevalece en el mundo por la alta demanda de chips ha generado un retraso en los tiempos de entrega, lapso que ha pasado de un tiempo estándar de 12 semanas a incluso 26 semanas.

Tras esta problemática, empresas automotrices estudian generar proyectos de inversión para instalar plantas de producción de semiconductores en localidades más cercanas; sin embargo, son proyectos de largo plazo que no se materializarían antes del 2024.

La expectativa es que en la segunda mitad del año aumente el volumen de producción de la industria automotriz para compensar el freno generado en este arranque de año.

“Lo que se tienen proyectado es que una vez que lleguen los semiconductores y se reanude la producción en la segunda mitad del año se trabaje a volúmenes más altos de lo planeado para terminar recuperando esta caída que hay ahora en estas semanas de paro”, apuntó el presidente del clúster.

estados@eleconomista.mx