Con el objetivo de generar nuevas condiciones para la integración social, comercial y recreativa de Azcapotzalco, la alcaldía terminó uno de los proyectos de la intervención integral de su zona centro, el cual generó 150 empleos directos y 600 indirectos.

El director general de Obras de la alcaldía, Ricardo Olvera López, explicó a El Economista que se invirtieron 113 millones de pesos para recuperar 800 metros lineales del Centro Histórico, donde están incluidas la Avenida Azcapotzalco, el Mercado Azcapotzalco, así como el Jardín Siglo 21.

Es decir, se destinaron 33 millones de pesos para soterramiento de cableado y 80 millones en mejoras. “Logramos una intervención integral en el centro de Azcapotzalco, en el cual buscó recuperar la parte cultural e histórica del mismo; no estamos descuidando esa característica tan particular que tiene”, sostuvo.

Para efectuar esta intervención, el primer objetivo que se cumplió fue liberar la zona del ambulantaje, derivado de una serie de acuerdos y de un trabajo de reubicación; “se les hizo una reubicación sobre la calle de Jerusalén para que tuvieran un corredor más amable y a las necesidades de ellos, no se tiene previsto algún regreso a la Avenida Azcapotzalco”.

Entre los problemas que generaba el comercio informal, destaca el bloqueo para el paso de los transeúntes en las calles.  

A partir de este despeje se realizaron trabajos de ampliación de las banquetas en Avenida Azcapotzalco, se añadió escala arbórea, se construyeron reductores de velocidad en cruces peatonales, reencarpetamiento vial, instalación de alcorques que permiten el paso del agua alrededor de jardineras y la colocación de guía táctil en banquetas para personas débiles visuales.

“Lo que hicimos fue colocar una guía de seguimiento en toda la sección que se utiliza para la gente con alguna debilidad visual; pueden seguirla de manera segura por medio del bastón o el medio que ellos tienen, les va indicar en dónde hay un cruce de calles, en dónde hay un cambio de dirección y todo lo puedan hacer de manera más segura”, dijo.

Renovación

Olvera López informó que también se renovó gran parte de la infraestructura dedicada a la iluminación, donde también entran los trabajos del soterramiento del cableado en el centro, que se generó en el tramo de Castilla a Esperanza, así como la modernización de la infraestructura eléctrica de la CFE. “De esta manera se beneficia a habitantes de la zona, se favorece a establecimientos mercantiles en el centro de Azcapotzalco, comerciantes y usuarios del Mercado Azcapotzalco”.

Mientras que en el Jardín Siglo 21 se colocaron jardineras, bancas, lámparas y un área de juegos.

Dentro de los trabajos para el mercado público Azcapotzalco, se realizaron cambios de iluminación, sustitución de líneas de drenaje y agua pluvial, reacondicionamiento de la red hidráulica, cambio de sistema eléctrico, impermeabilización en azoteas, así como rescate de fachadas.

Detalló que también se construyó una ciclovía que conectará Avenida Camarones con Castilla Oriente, “se une con la ciclovía que hizo el Gobierno de la Ciudad de México, que viene de Tacuba sobre Avenida Azcapotzalco”.

Sobre los beneficios de liberar de cables a la principal vialidad de Azcapotzalco, informó que se traduce en generar mayor seguridad.

“Ya quedó liberada de cables. Cuando hay algún viento fuerte o lluvia caen los transformadores, cables, con esto se minimizan los riesgos. Los cables al estar en el subterráneo ya no conviven con las personas, vemos una mejora de la tecnología, se quita la posibilidad de que se generen fallas eléctricas en estas zonas”, agregó el directivo.

estados@eleconomista.mx