Monterrey, NL. El resultado del ensayo que realizó la industria de reuniones de Nuevo León el pasado 23 de septiembre, en Cintermex, permitió tener el primer evento híbrido, con un aforo presencial y virtual muy exitoso, que confirmó que los eventos se pueden llevar a cabo de manera responsable y con apego a los protocolos de salud.

El impacto económico y los beneficios directos y colaterales de la industria de reuniones, es que al tener una exposición o un congreso se reactivan paralelamente otras industrias, por ejemplo; transporte de pasajeros y productos, hoteles, restaurantes, comercio al detalle, equipos audiovisuales, montaje y decoración de eventos, entretenimiento y recintos feriales.

“El evento fue muy positivo, logramos poner a prueba los distintos formatos, se efectuó un congreso, y aunque hay y habrá afectaciones en el cupo (aforo permitido de 50%), con la tecnología logramos integrar lo virtual y presencial”, dijo Félix Villaseñor, director general de Promotora Mexicana de Exposiciones (Promex). 

Para incorporar nueva tecnología se han hecho inversiones anuales por más de 7,000 millones de pesos y la cifra de dinero aportado por los organizadores de eventos corporativos ascendió a 16,000 millones de pesos.

Villaseñor añadió que el año pasado se realizaron 17,000 eventos, pequeños y grandes y debido a la crisis provocada por la pandemia, el sector se recuperará en uno o dos años.

Para David Manllo Valdez, director ejecutivo de la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV), el próximo año tendrán una “agenda apretada”, porque de más de 200 eventos que se tenían previstos para efectuarse este año, 95% se pospuso.

Además, indicó que la derrama económica generada en el 2019 por la industria de reuniones fue de 3,500 millones de pesos, con la realización de 246 eventos que atrajo la OCV.

Lentamente, las exposiciones, ferias, congresos y convenciones comienzan a sumarse a la reactivación económica, trayendo consigo los beneficios para toda la comunidad, pues por cada peso destinado en un recinto ferial, se gastan en la ciudad sede del evento 15.60 pesos en los diversos servicios y productos que consumen  visitantes o expositores.

Los directivos consideraron que el formato presencial y virtual es una herramienta fundamental en el proceso de reactivación económica de los diversos destinos nacionales como Monterrey, cuya tradición de negocios se forjó a la par de su evolución como uno de los centros internacionales más importantes de ferias, exposiciones, congresos y convenciones.

estados@eleconomista.mx