Querétaro, Qro. La entrada en vigor del semáforo de riesgo epidemiológico en amarillo alienta la reactivación del sector comercio, sin embargo, también representa un reto ante la prevalencia de la pandemia por Covid-19.

Con la transición en el semáforo, el sector espera un crecimiento promedio de 20%  en las ventas del comercio a nivel estatal, además de implicar la reactivación de aproximadamente 99% de los 20,000 asociados a la delegación de la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur), al incorporarse a la actividad al menos 2,000 comercios asociados a la cámara, informó el  presidente del organismo, Carlos Habacuc Ruiz Uvalle.

La recuperación de ventas y de ingresos será gradual para el comercio local, debido a que se pronostica como un proceso a largo plazo, previendo que se restablezca la actividad económica de estas unidades hasta el 2022.

El empresario estimó que las capacidades de recuperación económica del estado, ante la diversidad de actividades, abonan a que la fase para sanear las finanzas de los comercios sea más acelerada.

“Será un proceso largo, creemos que a nosotros como comerciantes nos puede costar de año a año y medio recuperar la actividad. Querétaro es un lugar donde más fácil vamos a poder recuperarnos, porque existen los diferentes gremios que conforman el Producto Interno Bruto del estado, pero no es a corto plazo”, pronunció.

El comercio local -expuso- enfrenta un panorama complicado, por lo  que la reactivación de más sectores económicos incidirá en la recuperación de los negocios.

Sin embargo, reconoció que persiste un riesgo sanitario constante frente a la prevalencia de la pandemia de Covid-19, cuya incidencia de casos está ligada con el aumento en la movilidad de las ciudades.

“Hemos estado en una situación muy complicada económicamente, necesitamos esta reactivación. Los gremios que faltaban tienen que seguir trabajando, creo que es momento de pasarle la responsabilidad al ciudadano. Creemos que la economía debe reactivarse y aprender a vivir con este virus, cambiar hábitos de vida. Es un tema necesario para la reactivación económica (…)  El hecho de subir de semáforo aumenta los porcentajes de aforo y algunas actividades que van a poder tener apertura, esto en el dinamismo que tenemos trae un aumento en la economía, pero tenemos que ser cautelosos en el tema, porque se nos puede dar un regreso”, acotó.

El presidente de la Canaco refirió que la ciudadanía debe asumir una responsabilidad compartida para mantener los protocolos de sanidad y evitar que proliferen los contagios, ya que el escenario opuesto implicaría retornar al confinamiento.

Tras la reapertura de nuevas actividades, que se sumaron con la puesta en marcha del semáforo amarillo, aún quedan por abrir establecimientos que se dedican a organizar eventos masivos, los cuales -agregó- serán los últimos en abrir y por consecuencia, serán de los más impactados por la inactividad.

Hasta antes de la emergencia sanitaria, al cierre del año anterior, en el estado se contabilizaban 115,532 establecimientos entre formales e informales: 46.1% corresponde al comercio, 42.2% servicios, 9.4% manufacturas y 2.2% representa el resto de las actividades económicas, detalla el censo económico del 2019 que publica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el primer trimestre del año, cuando apenas comenzaban los efectos de la pandemia, las actividades terciarias del estado reportaron una variación anual a la baja de 1.1%, indicador que ubicó al estado en el sitio 13 entre los estados con menor desempeño, de acuerdo con el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE).

estados@eleconomista.mx

kg