Aumentar la recaudación del impuesto Predial y los ingresos municipales por derechos asociados a la prestación de servicios públicos, modificar algunos fondos del Ramo 33 (aportaciones federales), mejorar la rendición de cuentas y crear una plataforma de apoyo al financiamiento de proyectos locales son algunas propuestas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para cerrar la desigualdad en desarrollo humano que existe entre los municipios del país.

De acuerdo con el Informe de Desarrollo Humano Municipal 2010–2015. Transformando México desde lo local, del PNUD, el avance de los municipios mexicanos ha sido lento y a un ritmo promedio insuficiente para acercar a la mayoría de los mexicanos a condiciones más propicias de desarrollo humano.

“La desigualdad también es evidente entre las entidades federativas y en su interior. Por ejemplo, en Chiapas, 77% de sus habitantes vive en pobreza y 28% en pobreza extrema; mientras que en Nuevo León, los porcentajes son 14 y 0.6%, respectivamente”, se lee en el reporte.

En este contexto, en México, desde el 2003, el PNUD ha publicado los informes sobre el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de manera periódica, a fin de examinar los vínculos, tanto positivos como negativos, entre distintas variables y el desarrollo humano de las personas.

El IDH estima valores que van de 0 a 1, donde un valor más cercano a 1 indica mayor desarrollo humano; se consideraron 2,446 demarcaciones para el 2015. El indicador mide el avance de los países, estados y municipios en tres dimensiones básicas para el desarrollo de las personas: vida larga y saludable (salud); acceso a una educación de calidad (educación), y la obtención de recursos para gozar de una vida digna (ingreso).

El estudio de este año muestra que la diferencia entre la demarcación con mayor IDH en el 2015 —la alcaldía de Benito Juárez, en la Ciudad de México (0.944), con un IDH similar al de Suiza —, y la de menor IDH —Cochoapa el Grande, en Guerrero (0.420), con un valor similar al de Burundi y Malí— es de 52 puntos.

De los 10 municipios con mayor IDH en el país, seis se ubican en la Ciudad de México, dos en Nuevo León, uno en Oaxaca y otro en Querétaro. Su IDH es comparable al de países como Reino Unido, Israel o España. Por su parte, los municipios con menor IDH se hallan en Oaxaca (4), Chiapas (2), Chihuahua (2), Veracruz (1) y Jalisco (1), con valores similares a países como Malawi, Etiopía o Congo.

“De seguir con la tasa de crecimiento anual observada del 2010 al 2015 (0.59% anual), le tomaría 39 años al promedio de los municipios del país alcanzar el IDH actual de Noruega (0.953)”, asevera.

Principios

PNUD asegura que el informe pretende contribuir a que los principios fundamentales del desarrollo humano y de la Agenda 2030 dejen de ser sólo conceptos retóricos y se conviertan en una realidad práctica.

Por lo tanto, presenta 16 propuestas enfocadas en cuatro pilares que pueden guiar la transformación hacia municipios cada vez más fuertes: reformar el entorno institucional; crear liderazgos locales comprometidos con la apropiación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); mejorar la rendición de cuentas, y promover la construcción de soluciones respaldadas por el conocimiento sobre las necesidades de las personas.

Una de las propuestas es aumentar la recaudación del impuesto Predial, sobre todo en los municipios urbanos, mediante la armonización y homologación del marco legal, la eliminación de exenciones y el fortalecimiento a los incentivos para involucrar a los gobiernos estatales en el desarrollo de las capacidades municipales.

Lo anterior, debido a que la recaudación del predial en México es 0.3% del Producto Interno Bruto, por debajo del promedio de América Latina (1.5%) y de la OCDE (1.9 por ciento).

Otra es incrementar los ingresos municipales por derechos asociados a la prestación de servicios públicos con base en el costo real de proveerlos y en criterios de calidad, dado que los municipios cuentan con finanzas públicas débiles. “El arreglo fiscal federal crea incentivos para que los municipios recauden poco, favorezcan el ejercicio de atribuciones concurrentes en detrimento de las propias, gasten de forma ineficiente y dependan de la Federación”, añade el reporte.

Asimismo, debido a que los municipios tienen capacidades débiles, además de incentivos para el uso clientelar de sus recursos y suelen carecer de controles en el gasto, se propone modificar la fórmula de asignación del Fondo para la Infraestructura Social Municipal y del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y Demarcaciones Territoriales de la Ciudad de México, a fin de premiar a las demarcaciones que avancen en los ODS y en el fortalecimiento de sus capacidades institucionales.

En rendición de cuentas, una propuesta es mejorar la transparencia en la intermediación que hacen las entidades para la distribución de recursos por participaciones y aportaciones federales a los municipios, ya que dicha intermediación abre espacios para la discrecionalidad en la distribución de los recursos a las demarcaciones, quienes generalmente desconocen las fórmulas y las metodologías para verificar si reciben los montos que realmente les corresponden.

[email protected]