Querétaro, Qro. Establecimientos de diversos giros alistan sus procesos de operación para reabrir conforme a los nuevos lineamientos que delimitaron las autoridades sanitarias del estado, con la entrada en vigor del semáforo de riesgo epidemiológico en color amarillo, a partir de este lunes 28 de agosto.

Los establecimientos nocturnos, que podrán reabrir a 30% de capacidad, acordaron retomar funciones de manera paulatina, arrancando el 1 de octubre, expuso el presidente de la Asociación de Empresarios y Trabajadores de Discotecas, Bares y Entretenimiento de Querétaro, Emilio Lugo García.

Se prevé que estos negocios requieran de al menos de dos a tres semanas para poder reabrir la totalidad de unidades económicas que operan con estos giros.

A partir del 1 de octubre, las primeras en retomar actividades serán las cantinas, posteriormente los bares y finalmente las discotecas, de acuerdo con lo acordado por las asociaciones locales que agremian a estos giros.

La decisión de no reabrir de manera inmediata corresponde a que se requiere de un proceso previo para adaptar los establecimientos a los protocolos sanitarios que regirán su operatividad, así como organizar brigadas para la implementación de medidas sanitarias.

“Vamos a crear los protocolos, pero nosotros nos vamos a aguantar unos días en lo que creamos todo el protocolo y vamos implementándolo a 100%, para poder hacer la apertura, pero con toda la actitud y todas las ganas de estar positivos para abrir (..) Estimamos que entre 15 días y tres semanas estenos abiertos al 100%, del giro de bares y discotecas, en cantinas se prevé que sea inmediato, porque fue el acuerdo que se hizo con ellos”, expuso.

Pérdidas

El rubro de bares y discotecas perdió cerca de 17,000 empleos a causa de la crisis económica, por lo que con la apertura proyectan retomar al menos 8,000 puestos de trabajo en una primera fase de contratación.

El presidente de Cantinas Tradicionales del estado, Daniel Pérez Murillo, destacó que este ramo perdió 1,500 empleos por la pandemia, estimando que con la reactivación recobren inicialmente 1,000 colaboradores.

“Creo que es una respuesta muy favorable para nosotros el empezar a laborar, sabemos que el aforo no es el adecuado que esperábamos, pero es un inicio de algo que tenemos que acatar, de algo que tenemos que seguir con todos los protocolos que nos marca la Secretaría de Salud (…) Hay que prepararnos, ahora la responsabilidad está en nuestras manos, no queremos abrir por abrir, sino abrir de manera consciente. Vamos a optar por todos los protocolos que se establecieron en los restaurantes, un poco más”, declaró.

En próximos días este sector prevé hacer un balance de la totalidad de negocios que no podrán reabrir a causa de la crisis económica que generó la pandemia, así como el de negocios que prolongarán la fecha de reapertura hasta que haya un mayor aforo permitido.

La inversión que ejercerán en el reinicio de operaciones, que también implicará nuevas medidas sanitarias, varía de acuerdo con el tipo de negocio, sin embargo, se estima que las inversiones ronden desde 100,000 hasta 200,000 pesos por unidad.

La asociación de cantinas agremia a 30 establecimientos entre cantinas y bares, además de dos pulquerías; mientras que la asociación de bares integra a cerca de 140 bares y discotecas, de los cuales se prevé que próximamente inicien operaciones 70 con apego a las actuales condiciones de apertura.

estados@eleconomista.mx