Monterrey, NL. Las plazas comerciales en la zona metropolitana de Monterrey no van a desaparecer con el crecimiento del e-commerce, en realidad se están transformando para incluir hoteles, hospitales, centros de entretenimiento y hasta escuelas, comentó a El Economista, Sergio Resendez, director general de Colliers International en Monterrey. 

“El tema de retail está cambiando a usos mixtos, dándole a estas plazas comerciales servicios de entretenimiento, alojamiento, temas médicos, que se complementan con las tiendas y áreas de comida”, comentó. 

En el caso de los millennials ha cambiado mucho su forma de comprar, y están acostumbrados a querer un producto o servicio a cualquier hora mediante el e-commerce, en cambio, para los consumidores que tienen la tradición de ir al centro comercial, lo que buscan es una experiencia. 

En Monterrey y su área metropolitana hay 289 centros y plazas comerciales monitoreados por Colliers International, que incluyen 12 submercados, indica el reporte del segundo semestre del 2018.  

Entre los submercados, el que cuenta con mayor actividad comercial es el submercado Valle, con 68 centros y plazas comerciales; seguido por Garza Sada/Revolución, con 31; y San Nicolás de los Garza con 29 centros y plazas comerciales.  

Aunque esta oferta de espacios comerciales sigue creciendo, en la entidad existía la tradición de ir de compras a McAllen o Laredo, Texas. 

Sin embargo, “ahora la gente va más a comprar a las plazas comerciales de Monterrey porque el dólar se encareció y por temas de inseguridad en las carreteras. Estos factores cambian la forma de operar en los centros comerciales”, aseguró Sergio Resendez. 

El mercado de retail ahora tiene otros componentes, por ejemplo, en Estados Unidos están desapareciendo grandes tiendas departamentales y esos espacios están siendo ocupados por alguna universidad o un hospital y al lado tiene un área de comedor. 

“En el caso de Monterrey, la Plaza San Agustín, era un centro comercial tradicional, luego le pusieron cines, hoy se ha complementado con un centro de espectáculos y hay un hotel”, comentó. 

Dijo que esto facilita el acceso, puesto que los que van de compras van en un horario y después dejan los cajones de estacionamiento disponibles, los cuales son ocupados por quienes van a ver grandes espectáculos más tarde. “El mismo estacionamiento me sirve para todos los usos, tiene actividad las 24 horas”, añadió el directivo.

[email protected]