La multinacional mexicana Cemex inauguró su planta de aditivos en Atotonilco de Tula, en el estado de Hidalgo, la cual requirió una inversión de unos siete millones de dólares.

El presidente de Cemex México, Juan Romero, señaló que la compañía tiene un fuerte compromiso con el desarrollo de México, por lo que estimula la innovación y el impulso tecnológico a fin de encontrar soluciones para las necesidades de construcción que demanda el país.

Después de varios estudios inauguramos la primera planta de aditivos, la cual es una de las instalaciones más versátiles y modernas en su tipo, donde un grupo de expertos altamente calificados generará las soluciones necesarias para satisfacer las necesidades de nuestros clientes , dijo.

El nuevo complejo de la compañía cuenta con una capacidad de 30,000 metros cúbicos al año y producirá la nueva oferta para atender el mercado nacional, la cual incluye reductores de agua, retardantes y acelerantes, entre otros.

La empresa destaca que estas soluciones generarán beneficios a las constructoras, como un óptimo rendimiento de mezcla de concreto, calidad superior a los estándares y ahorros importantes en costos.

De manera adicional, la nueva planta logra beneficios como el desarrollo de proveedores de mantenimiento locales, consumo de materias primas nacionales, así como investigación y tecnología avanzadas que impulsan el desarrollo de la industria nacional.

apr