Puebla, Pue. El sector de la construcción local no tiene fecha para reanudar actividades en Puebla, debido al alza de contagios de Covid-19, pero a la par esperan que el gobierno estatal licite en el cierre de junio y principios de julio las primeras obras por un monto 500 millones de pesos. 

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Héctor Sánchez Morales, admitió que la situación es grave para los 300 socios que en general estiman que cerrarán el presente mes con 7,000 empleos perdidos a consecuencia de la inactividad desde el 30 de marzo.

Comentó que la administración estatal encabezada por Miguel Barbosa Huerta, no ha cambiado su plan de obras que comprende 4,000 millones pesos en este 2020, enfocados los recursos en proyectos de carreteras para agilizar las actividades logísticas, nuevas escuelas y fortalecer la infraestructura hospitalaria.

Sánchez Morales descartó que se vayan a perder los recursos para infraestructura estatal, ya que hay tiempo suficiente para emitir más licitaciones, aunque los tiempos de entrega se alarguen incluso para principios del 2021.

“El gobernador está consciente de la importancia que tiene la obra pública, la cual cuando se arranque, ayudará a la reactivación de las constructoras locales que en la actualidad sólo están resistiendo la inactividad, pero en este momento no hay las condiciones para regresar por más que queramos”, apuntó.

A la par de esperar las licitaciones, los constructores deben iniciar con la inscripción en el padrón de proveedores y contratistas para ser considerados por las autoridades poblanas, dijo Sánchez Morales.

Personal para obras

Sobre arrancar proyectos con 30% de personal, cuando bajen los contagios de Covid-19, el dirigente de la CMIC dijo que esta cifra la deben valorar de acuerdo al tamaño de la obra, situación que en su momento deberán platicar con las autoridades.

Lamentó que se hayan perdido empleos, pero las micro y pequeñas empresas son las primeras en resentir los efectos de la pandemia, “algunas de las cuales no podrán regresar cuando haya la posibilidad de la reactivación del sector”.

También recordó que en esta actividad, al año se generan entre 35,000 y 40,000 empleos directos, los cuales había antes de que se emitiera la declaratoria de emergencia; además que las obras, sobre todo privadas se quedaron a 40% de avance.

En el caso del banco de proyectos que presentaron al gobierno poblano y que representa una inversión de 2,500 millones de pesos, el líder de los constructores admitió que aún no han recibido respuesta y quizá no vean luz verde en lo que resta del año, debido a que hay otras prioridades por la pandemia.

[email protected]

kg