Puebla, Pue. La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) consideró que reducir el aforo a 60%, por el nuevo decreto del gobierno a raíz de la tercera ola de contagios de Covid-19, implicará atrasar las obras al menos dos meses, aunado a que enfrentan un encarecimiento de materiales.

Héctor Sánchez Morales, presidente local del organismo, comentó que las empresas del sector vienen trabajando en números rojos no solo desde el año pasado, sino desde el 2019 y ahora con la pandemia se agudizó la situación.

Comentó que algunas constructoras estaban dando celeridad a los proyectos de plazas comerciales, conjuntos habitacionales y obras públicas, pero al disponerse por la autoridad la reducción de aforos los planes se cambian, pese a que no han tenido contagios entre el personal de construcción.

“Cuando habíamos agarrado un ritmo de trabajo desde hace casi dos meses, ahora volvemos a dar pasos hacia atrás, lo cual no queremos que ocurra porque hay afectaciones económicas y las obras se encarecen porque los costos de materiales siguen subiendo”, ahondó.

Expuso que materiales como varillas, cemento, pintura e impermeabilizantes acumularon un alza de precios entre 10 a 25% en la primera mitad del año, lo cual se debe cubrir con lo presupuestado y no pueden pedirle más al cliente.

Los costos de los materiales, comentó, seguirán subiendo en los próximos meses, lo cual les preocupa porque puede ser un detonante de que no se hagan obras en el último cuatrimestre del presente año.

Sánchez Morales espera que pueda cambiar el panorama en agosto, pero lo ve complicado porque habrá mayor movilidad con el regreso a clases y eso puede propiciar más contagios.

Pidió a los socios de la CMIC acatar las disposiciones sanitarias y reforzar las medidas sanitarias en centros de trabajo, al tiempo que llamó a la disciplina social para evitar un nuevo paro productivo que ponga en riesgo la economía. 

Empleos

El presidente del organismo indicó que están latentes los despidos de personal si van a trabajar con aforo reducido en las obras, ya que el decreto del gobierno estatal no tiene una vigencia de culminación.

Recordó que en el sector de la construcción no se han podido recuperar 6,000 empleos que se perdieron el año pasado durante los cinco meses de paro de actividades a consecuencia de la pandemia.

estados@eleconomista.mx

kg