Autoridades capitalinas presentaron los trabajos que se han desarrollado para mejorar el abastecimiento de agua potable en la alcaldía Benito Juárez, que entre el 2019 y 2020 se les han invertido 200 millones de pesos.

Al presentar la reposición del pozo diagonal San Antonio, ubicado en Benito Juárez, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, detalló que las mejoras en la infraestructura de la red hidráulica tienen como objetivo garantizar el derecho al agua y mejorar el suministro de la misma.

Enunció que los trabajos que se están haciendo en esta demarcación son necesarios, porque en los últimos 25 años se presentó un mayor crecimiento de unidades habitacionales, edificios y establecimientos, todo en conjunto hizo que se requiriera una distribución distinta para el beneficio de todos.

Benito Juárez, en el último periodo, digamos los últimos 25 años, tuvo un crecimiento muy importante de unidades habitacionales, de edificios, que no se pusieron en riesgo, pero sí disminuyeron los servicios de la alcaldía, particularmente el servicio de agua potable”, dijo la funcionaria capitalina.

Sheinbaum puntualizó que dentro de los trabajos que han desarrollado destaca el de sectorizar; “ahora, lo que queremos hacer es asignar las fuentes de agua, como los pozos, a ciertos sectores, a ciertas zonas de la ciudad, tener control de presiones, tener medición y de esta manera saber, cuando uno abre la llave, exactamente cómo está controlado”.

El coordinador general del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), Rafael Bernardo Carmona Paredes, informó que para este proceso de sectorización, en la demarcación en el 2019 se construyeron 27 sectores con 70 millones de pesos de inversión, entre el 2020 y 2021 se realizará la construcción de 20 sectores más con 47 millones.

“¿Qué hemos recibido de estos trabajos de sectorización? Facilidad para la detección y reparación de fugas, conexiones de pozos a la Red Primaria para poder avanzar en el control de la distribución y de las presiones, la instalación de válvulas que nos permiten manejar adecuadamente los caudales y las presiones en los distintos sectores. Con esto, hemos tenido una reducción de pérdidas de agua, es decir, sabemos dónde están las fugas”, reiteró Carmona Paredes.

Para el pozo diagonal San Antonio, detalló que se realizó una inversión de 14.7 millones de pesos, lo que permitirá que 25,000 habitantes se vean beneficiados.

“Los especialistas, los expertos de distintas instituciones nos han recomendado que los pozos en la Ciudad de México tengan ya, esta profundidad (400 metros) para tener menores efectos sobre los hundimientos; no estamos en una zona de hundimientos acelerados, pero de todos modos, llevamos los pozos hasta esta profundidad para tomar el agua de estratos más profundos”, acotó.

estados@eleconomista.mx

kg