Cancún, Qroo. Los precios de hasta 1,000 dólares por kilogramo en el mercado asiático han puesto al borde de la extinción al pepino de mar en aguas mexicanas, por lo que desde el Senado se promueve el establecimiento de una veda permanente.

El senador presidente de la Comisión de Desarrollo Rural del Senado de la República, Fidel Demédicis, anunció que junto con la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) solicitarán una veda permanente, así como la presencia del Ejército Mexicano, la Marina y la Policía Federal para el resguardo de Isla Arena, Campeche, con el fin de evitar que se siga depredando el pepino de mar, especie que está en riesgo de desaparecer de esa zona por la sobreexplotación.

El legislador recordó que en el 2010, la propia Conapesca otorgó 750 permisos para la extracción de 150 toneladas de pepino de mar por cada embarcación.

Desde entonces a la fecha, dijo, está prácticamente agotada la reserva de 9,000 toneladas de esta especie que habita en Isla Arena, perteneciente a la Reserva de la Biosfera de Celestún.

Esto se explica porque en mercados internacionales, el kilogramo de pepino de mar se llega a cotizar hasta en 1,000 dólares, lo cual ha desatado la ambición de acaparadores y pescadores furtivos que han sobreexplotado el recurso, añadió.

Importancia para ?el ecosistema

Sin embargo, dijo que la importancia del pepino de mar va más allá de su alta cotización en mercados internacionales, puesto que este invertebrado produce fósforo, nitrógeno y oxígeno, vitales para el equilibrio de la reserva natural en la que habitan, explicó el senador, quien aseguró que el comisionado nacional de Conapesca, Mario Gilberto Aguilar Sánchez, ya compareció en el Senado, donde se comprometió a visitar Isla Arena para constatar la sobreexplotación y hacer las gestiones necesarias para implementar a la brevedad una veda permanente hasta en tanto se restablezca esta especie en la zona.

De manera paralela se solicitará la presencia del Ejército y la Marina para garantizar que la veda se respete, pues ya existen vedas temporales que son permanentemente violadas por pescadores furtivos, a quienes se les castigará con penas más severas para inhibir esta actividad, sentenció.

Estadísticas de la Secretaría de Desarrollo Rural de Yucatán dan cuenta de que entre el 2007 y 2012 murieron 85 pescadores por ahogamiento o descompresión, al intentar extraer esta especie fuera de los tiempos oficiales de aprovechamiento.

Los precios exorbitantes del pepino de mar han provocado pugnas y brotes de violencia entre cooperativas pesqueras de Campeche y Yucatán.

jvazquez@eleconomista.com.mx