Puebla, Pue. Las inversiones por 350 millones de pesos que el sector restaurantero pretendía invertir durante el primer semestre del año se aplazarán hasta después de las elecciones extraordinarias del 2 de junio y cuando tome posesión el nuevo gobernador de Puebla, a fin de tener certidumbre de la autoridad sobre los trámites que se requieren para abrir un negocio.

Olga Méndez Juárez, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), explicó que cada administración tiene un esquema de trabajo con la Iniciativa Privada, y que si bien la autoridad interina actual está brindando las facilidades para que se aperturen negocios, algunos de sus representados y empresarios foráneos con proyectos para la mitad del año optaron por esperar a que pase el proceso electoral.

Explicó que las inversiones no se cancelarán, pero el sector quiere dialogar con quien dirija la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico, que actualmente tiene a su cargo Jaime Oropeza Casas, para conocer su plan de trabajo y si habría algún tipo de apoyo adicional a los inversionistas.

Los 350 millones de pesos serán destinados para 26 nuevos negocios y 15 ampliaciones de establecimientos, ubicados en la parte sur de la ciudad de Puebla y su colindancia con el municipio de San Andrés Cholula, cuya zona ha tenido un crecimiento en el corredor gastronómico en los últimos cuatro años; ademas generará alrededor de 900 empleos directos.

“El gobierno actual nos ha dado la certeza de que podemos realizar nuestros planes de inversión, pero es normal que los empresarios prefieran esperar hasta que se defina al nuevo mandatario poblano”, reiteró.

Al alza

La presidenta de Canirac detalló que 60% de la inversión contemplada proviene de empresas foráneas, principalmente del sur del país, que buscan incursionar en el mercado local aprovechando que hay gran cantidad de personas provenientes de sus lugares de origen como Oaxaca, Veracruz, Hidalgo y Morelos, quienes están viviendo en Puebla por estudios o trabajo permanente.

Indicó que esta migración está beneficiando el crecimiento del sector, porque a la vez se amplía la variedad gastronómica en favor de los poblanos, visitantes nacionales y extranjeros, sin que ello implique una competencia desleal, ya que sólo hay más oferta de lugares y la derrama económica y empleos se quedan en la entidad, “porque existen empresarios foráneos que al ver un impacto positivo con sus negocios deciden traer a sus familias a vivir”.

Se tenía previsto que las inversiones en el primer semestre comenzarían entre marzo y abril, pero dado el arranque de las campañas políticas, que concluirán hasta casi finales de mayo, los restauranteros que quieren abrir o ampliar sucursales prefieren parar hasta que pase el ambiente electoral, comentó Méndez Juárez.

Asimismo, aseguró que cuando retomen los proyectos en agosto, esto meterá presión a las obras; no obstante, se modificará las inauguraciones, “si algunos tenían previsto abrir en julio próximo, porque las obras duran en promedio dos meses, ahora lo harán hasta diciembre, pero prefieren así los empresarios”.

Respecto a más inversiones para el segundo semestre, la dirigente de la Canirac admitió que sí habrá, sin adelantar una cifra, aunque confió en que se puedan superar los más de 750 millones de pesos que se tuvieron en el sector durante el 2018, donde también destacó la llegada de negocios foráneos.

Durante el año pasado, dentro del giro restaurantero se generaron 1,900 empleos directos y alrededor de 2,500 en la etapa de obras, que duran en promedio dos meses.

[email protected]