Puebla, Pue. Locatarios del Centro Histórico de Puebla denunciaron que comerciantes ambulantes no respetaron el acuerdo de abandonar las calles del primer cuadro de la zona y regresaron hace dos semanas para la venta de juguetes pese a la restricción del ayuntamiento.

José Juan Ayala Vázquez, dirigente de 4,000 negocios de la zona, lamentó que la autoridad municipal no haya aplicado la ley con la presencia de la fuerza pública para impedir de nueva cuenta la invasión de calles céntricas.

Comentó que las ventas de los establecidos cayeron 20% en promedio tan sólo en 15 días y que esperaban fuera una buena temporada, sobre todo con motivo del Día de los Reyes Magos.

Estimó que son alrededor de 400 informales los que ya sitiaron la zona en un radio de ocho calles.

Expuso que en la vía pública son vendidos productos apócrifos, desde juguetes hasta aparatos electrónicos de origen asiático, para lo cual pidieron a inspectores de normatividad que realicen operativos para decomisar esa mercancía.

Dijo que no sirvió tener un acuerdo con la comuna poblana y que estuvieran durante una semana células de policías resguardando las calles, si al final del año pasado se relajó la seguridad y regresaron poco a poco los vendedores informales.

Mala imagen

El dirigente Ayala Vázquez añadió que a cuatro calles del zócalo de Puebla se tiene la presencia de comercio informal, situación que da una mala imagen hacia el turismo nacional y extranjero, pues ni se puede caminar por la zona.

Ayala Vázquez dijo que el último día de ventas altas con motivo del Día de Reyes Magos, no se dio debido a que se desbordó la competencia desleal aun cuando había la presencia de policías.

Comentó que buscarán un encuentro con el alcalde de Puebla, Luis Banck Serrato, para que se implemente un operativo, aunque no vemos que nos beneficie cuando debió ser permanente .

miguel.hernandez@eleconomista.mx