Los operadores de servicios de telecomunicaciones Vivo de Telefónica y TIM de Telecom Italia consiguieron que una de las instancias reguladoras brasileñas consintiera su intención respecto a compartir infraestructura en casi todo Brasil.

De acuerdo con los portales sudamericanos TeleSintesi y TeleSemana, el Consejo Administrativo de Defensa Económica de Brasil o Cade aprobó sin ninguna restricción el plan que involucra la compartición de redes con tecnología 2G, 3G y 4G en 2,700 ciudades brasileñas.

En detalle, informaron los portales, el plan de las compañías supone la configuración de una única red 2G sobre las 2,700 ciudades y la desactivación de radiobases en las poblaciones donde exista superposición de esa tecnología y aparte contempla la conformación de una única red 3G/4G nacional con alcance hasta las ciudades con menos de 30,000 habitantes.

TeleSemana informó que para conseguir esta validación, el Cade también analizó otras acciones que vive la industria brasileña de telecomunicaciones con repercusión en todo el mercado, como ejemplo la compraventa de Nextel por Claro de América Móvil.

TIM y Vivo ahora necesitan el visto bueno de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y que en próximos días un tercer actor no se manifieste en contra de esta iniciativa sobre uso de infraestructura.

En México, hacia noviembre de 2019, Telefónica y AT&T firmaron un convenio con el que Movistar usará la red de acceso a nivel nacional de AT&T durante ocho años prorrogables por más tiempo, para aprovechar de mejor manera el espectro y la infraestructura física, que en su momento fue validado por las autoridades regulatorias mexicanas.