Las ventas al menudeo en noviembre revelaron un descenso anual de 1.6%, que representa la mayor pérdida para el comercio minorista en cerca de ocho años, según cifras desestacionalizadas del INEGI.

Aún con el programa de descuentos y meses sin intereses de El Buen Fin, celebrado del 17 al 20 de noviembre, las ventas de establecimientos minoristas no lograron aumentar. Mes con mes las ventas del sector disminuyeron marginalmente.

A tasa anual, con la caída de noviembre se hilan tres meses de bajas consecutivas. Una racha no vista a partir de 2010, cuando las ventas al menudeo permanecieron en terreno negativo desde enero de 2009 hasta abril de 2010.

Los establecimientos orientados a la venta de ropa, bisutería y accesorios de vestir fueron los que registraron la mayor contracción en ingresos, en un año éstos bajaron 10.6%, la pérdida más significativa desde marzo de 2014, es decir, en cerca de cuatro años.

La venta de automóviles y camionetas fue la segunda rama con mayor caída en ventas, seguida por las ventas de equipo de cómputo, teléfonos y otro tipo de mobiliario y accesorios de computo y comunicación. Respecto al año previo estos segmentos redujeron sus ingresos en 9.2 y 7.3%, respectivamente.

La industria automotriz acumula con este resultado un semestre en cifras negativas, además de que noviembre significó la mayor pérdida para las ventas del sector desde septiembre de 2009, cuando en medio de la Gran Recesión sus ventas cayeron cerca de 12 por ciento.

Otro descenso importante fue el registrado por las tiendas departamentales, que representan parte fundamental de los ingresos del sector minorista. A tasa anual reportaron un descenso en ingresos de 2.0%, acumulando un trimestre de bajas.

De igual forma, las ventas de combustibles, aceites y grasas lubricantes lograron sumar siete meses de caídas en ingresos, esta vez con una baja anual de 2.3 por ciento.

[email protected]