Durante los primeros 10 meses del año, las ventas minoristas en México han crecido en promedio 5.2%, tasa que duplica el avance de la actividad económica global (2.5%) y es casi cuatro veces mayor al crecimiento promedio de la actividad industrial del país (1.2%), de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El consumo interno se perfila así para cerrar el año como el motor de la economía mexicana ante la pérdida de fuerza del mercado externo, que se ha visto reflejada, sobre todo, en el letargo de la actividad manufacturera, con la única excepción de la subrama automotriz, que se mantiene como su componente más dinámico, con un avance de 7.4 por ciento.

Por su parte, entre enero y septiembre (dato más reciente publicado por el Inegi), la actividad económica global medida a través del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) registra un avance de 2.5%, apuntalado por un avance de 3.4% del sector agropecuario y 3.2% de los servicios, mientras que a la zaga va la industria, con una expansión de 1.2 por ciento.

La senda favorable que ha presentado el consumo a lo largo del 2015 fue resultado de la convergencia de dos efectos. Por un lado, un efecto ingreso caracterizado por un crecimiento en el empleo formal y el crédito al consumo. Por otra parte, la propensión a consumir registró crecimientos significativos en el transcurso del año , opinó la analista de Grupo Financiero Ve por Más, Mónica Pamela Díaz Loubet.

Analistas también destacan el descenso de la inflación, que ha minimizado la erosión del poder adquisitivo de los consumidores. Con un registro de 2.21% en noviembre, la variable hiló siete meses consecutivos en mínimos históricos.

Por su parte, el registro de altas laborales de la economía ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) exhibió un avance de 4.37% en promedio durante de enero a noviembre de este año, tasa casi 2 puntos porcentuales por encima del crecimiento de la economía, lo cual se traduce en un incremento de la masa salarial.

Sin embargo, la analista puntualizó que las bases que sostuvieron el consumo y lo proveyeron de solidez en el transcurso del año tienen altas probabilidades de perder su equilibrio en el 2016.

Más allá de la desaceleración natural que genera el cambio en la base de comparación, destacamos riesgos como el ajuste en el gasto público y el alza en la tasa de referencia de Banco de México, pues el mayor endeudamiento y el menor acceso a crédito impactarán adversamente la restricción presupuestal de los consumidores , explicó Díaz Loubet.

Las ventas de octubre

Sólo en octubre, las ventas minoristas en el país registraron un crecimiento de 5.2% a tasa anual desestacionalizada (similar al del mes previo), informó el Inegi.

Aunque el avance de octubre es significativo, también es cierto que dicho resultado está por debajo del desempeño que registraron en ese mismo mes otros indicadores del consumo, como las ventas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), cuyo crecimiento fue de 9.8% en octubre.

En su interior, algunas ramas de la actividad económica que registraron una aceleración en octubre fueron: ropa y accesorios de vestir, con un crecimiento de 12.9%, cuando en el mes anterior su crecimiento había sido de 3%, y abarrotes y alimentos, con un crecimiento de 1.6%, mientras que en septiembre registraron una caída de 1.9 por ciento.

Consumo da la cara

Momentum del consumo ?se prolongaría al 2016

La industria de productos de consumo cerrará el 2015 con números positivos y existe confianza en que el 2016 será muy similar a este año, dijo Lorena Cerdán, directora general de ConMéxico, la mayor alianza de empresas del sector del país.

Fue un buen año considerando que el 2014 fue bastante malo. Algo que afectó el 2014 fueron las modificaciones fiscales que se hicieron en el 2013. Ahora, la industria se ha recuperado a niveles anteriores al 2014. Todo indica que las familias han recuperado parte de sus ingresos , opinó.

Cerdán consideró que si las variables macroeconómicas se mantienen como están, el 2016 será un año similar a éste.

En lo que va del año, diversas mediciones como la inflación y la generación de empleos formales han logrado registros muy positivos, lo que ha inducido mejores condiciones para el consumo en el país. En el caso de los precios, éstos han mantenido sus menores incrementos históricos en lo que va del año (2.21% en noviembre), mientras que la economía genera empleos formales a una tasa de 4.2%, superando el avance económico global.

Estos números, así como el incremento del crédito al consumo, hablan del ímpetu del consumo, que ha resistido bien la marcada depreciación del peso durante el año, así como los efectos del recorte presupuestario del gobierno federal.

Lorena Cerdán enfatizó que la industria de productos de consumo continúa invirtiendo porque México es un mercado muy exitoso y con una pirámide poblacional favorable.

Siempre habrá tierra fértil para invertir y el compromiso de las empresas de ConMéxico es continuar invirtiendo. Un gran pendiente es la economía informal, y continuar manteniendo un mercado interno dinámico del cual somos parte .

[email protected]