Las ventas comparables de los afiliados a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) aligeraron su caída durante febrero, al registrar una variación anual de -1.5 por ciento. En febrero habían sufrido un desplome de 8.5 por ciento.

Para un febrero, la caída de 2021 es la más pronunciada al menos desde 2012. La nueva racha negativa en las ventas de la ANTAD y que comenzó en diciembre coincide con el regreso a semáforo rojo en varias entidades del país, y que ocasionó nuevamente el cierre de tiendas departamentales, las cuales reabrieron el pasado 8 de febrero en la CDMX.

empresas@eleconomista.mx