En México, Braskem-Idesa (BI) pretende que sus principales proveedores participen en su iniciativa contra las emisiones de carbón y se convierte en la primera empresa latinoamericana en hacerlo. Curiosamente este programa no se lleva a cabo en Europa ni en Estados Unidos pero sí en nuestro país porque se busca mejorar la calidad de su procura.

Jaime Flores y Jesús Senderos, gerentes del área de Procura de BI, han definido un universo pequeño de participantes con 24 empresas que se adhirieron y que representan 6% de sus proveedores activos, de éstas nueve son de materiales, cinco son transportistas, cuatro industriales, tres de energía, además de otras tres de tecnologías de la información.

Flores, gerente de Compras de BI, explicó que este programa de mejora continua permitirá reducir las emisiones en los sectores donde se compra la planta petroquímica. Las áreas que mayor necesidad tienen son energía y materiales. La primera está compuesta por empresas oil and gas y energéticos mientras que la de materiales por petroquímica, minería y transformación.

El programa Carbon Disclosure Project (CDP) o Driving Sustainable Economies permite conocer a detalle el proceso productivo de los proveedores de BI y de esta manera se pueden determinar los riesgos y las áreas de oportunidad para reducir emisiones de bióxido de carbono; después de la valoración se generan proyectos en conjunto para bajar estas emisiones en cualquier parte de la cadena productiva, enfocándose en la eficiencia energética y la reducción de emisiones fugitivas.

El proyecto de CDP busca generar nuevos enfoques y busca que la cadena productiva sea sustentable al generar cambios en eficiencia y mejoras redituables a mediano y largo plazo. Al ser un proyecto de desarrollo continuo, siempre buscará nuevas formas de alcanzar objetivos en reducción de emisiones de bióxido de carbono, mientras genera una cultura de responsabilidad ambiental y sensibilidad al medio ambiente , explicó Flores.

Jesús Senderos, comprador del complejo petroquímico, se hace cargo de negociar, gestionar y coordinar acuerdos de apoyo para la adquisición de materias primas, .

Ni la CFE ni Pemex están entre estos proyectos en gran medida porque ya cuentan con sus propios programas de sustentabilidad, algo que no ocurre con las 24 empresas con las que empezaron a trabajar el año pasado.

[email protected]