El descontento social contra el incremento de precios de la gasolina y gas LP hacen más evidente la urgente necesidad de emprender políticas públicas e incentivos que no sólo compensen las nuevas tarifas de combustibles, sino que impulsen el desarrollo interno del país en momentos de incertidumbre internacional, exigió el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) al gobierno de Enrique Peña.

Frente a las renovadas presiones que resentirá la economía debido al alza de los energéticos y la posible repercusión en la inflación, reiteramos el llamado al gobierno federal a que integre un plan de incentivos para el dinamismo interno, con foco en la creación de empleos y la inversión, así como un renovado esfuerzo por mantener la disciplina en términos macroeconómicos, reduciendo el gasto y la deuda pública , pugnó Juan Pablo Castañón, presidente del CCE.

Los empresarios informaron que la próxima semana los recibirá José Antonio Meade, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), quien, a decir del presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), Enrique Solana, está abierto a tener una propuesta de medidas paliativas .

La Iniciativa Privada recordó que, desde hace meses, las empresas hacen el esfuerzo extraordinario para evitar repercutir las alzas de energéticos y la devaluación del peso (en más de 30%) en la canasta básica.

No obstante, desde los productores, industriales, comerciantes y tiendas advirtieron que los sobrecostos de gasolina, electricidad, gas (natural o LP), el incremento en el costo del financiamiento, así como la depreciación de la moneda mexicana sobre el dólar hacen insoportable continuar con la carga inflacionaria.

Ante posicionamientos oficiales con respecto a una posible escalada de precios injustificada, la cual sería sancionada por la autoridad, queremos expresar enfáticamente que esta postura es una medida populista y rebasada a través del tiempo, que buscaba culpar al sector comercio del incremento en los precios de los productos , lanzó el presidente de los comerciantes establecidos.

En la reunión que esperan sostener con Hacienda, los empresarios demandarán incentivos fiscales para atraer y retener inversiones, y con ello hacer frente no sólo a la coyuntura interna de alzas de costos sino a las amenazas de Trump.

Queremos que se mantenga la depreciación acelerada para empresas que facturan hasta 500 millones de pesos; programas de repatriación de capitales; financiamiento oportuno y a bajo costo para las pymes; deducibilidad en algunas prestaciones sociales; además de reponer el presupuesto de Conacyt para apoyar la innovación y tecnología en las pequeñas y medianas empresas , mencionó el presidente de la Concanaco.

Además, para recuperar la confianza ciudadana, clave para cualquier desarrollo social o económico, es indispensable también avanzar con paso firme y acelerado en la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción, dijo el presidente del CCE.

Las demandas

  • Mantener esquema de depreciación acelerada para las empresas que facturan hasta 500 millones de pesos anuales.
  • Programas para estimular la repatriación de capitales.
  • Facilidades para garantizar financiamiento oportuno y a bajo costo para las micro, pequeñas y medianas empresas.
  • Eliminación de topes de deducibilidad para algunas prestaciones sociales.
  • Reposición del presupuesto del Conacyt para apoyar la innovación y tecnología en las mipymes.
  • Acelerar el avance en la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción.

Costo de obra aumentará hasta 30% por alza de combustibles: AMIC

La Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC) manifestó su desacuerdo con la política de incremento en los combustibles del gobierno federal, argumentando que su industria, que impacta 37 ramas de la economía, se verá afectada debido al incremento de insumos de hasta 25%, con lo que los costos de obra aumentarán hasta 30 por ciento.

En una misiva enviada al Ejecutivo y al Congreso, el organismo comandado por Francisco Javier Gallo Palmer, que cuenta con 1,800 miembros, aseguró que el incremento a la gasolina, la energía eléctrica y el gas, pone en riesgo la viabilidad de las mipymes de la construcción, con lo que miles de familias mexicanas serán dañadas en su patrimonio, en su seguridad económica y laboral, así como en su nivel de vida , argumentaron.

Así mismo, esta situación que no estaba prevista en los contratos de obra pública para el ejercicio 2016 en proceso, atenta contra la firmeza de las obligaciones establecidas y la proyección económica acordada.

Adicionalmente, la política fiscal evidencia una proyección de impacto artificioso sobre el precio de los energéticos básicos para la industria de la construcción, mientras que el incremento en el IEPS que sumado al IVA y al incremento de los salarios mínimos, obliga a generar pagos mayores de cuotas al IMSS, al Infonavit y al monto sobre el impuesto a la nómina, con lo cual generan una carga impositiva que sólo responde a postura recaudatoria y no es derivada de un proceso económico real, aseguraron.

Además, la reducción de 250,000 millones de pesos, que representan 35% del presupuesto para infraestructura del gobierno federal, reducirá las opciones de trabajo de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Entre sus propuestas, está la reducción del IEPS a las gasolinas, bajar el importe de las cuotas obrero-patronales del IMSS y el Infonavit y redistribuir la obra pública para beneficiar mipymes. (Con información de Redacción)

[email protected]