El gobierno de Estados Unidos presiona a México para que revierta una serie de medidas que ha tomado relacionadas con el glifosato, maíz y algodón.

Estas acciones se incluyeron en el reporte Barreras al Comercio Exterior 2021 de la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) y forman parte de las discusiones que sostendrán funcionarios de los dos países en la reunión de la Comisión de Comercio Internacional del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) este 17 y 18 de mayo.

Hasta ahora, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México (Semarnat) ha rechazado los permisos de importación de productos que contienen glifosato.

Según la USTR, México no ha brindado la oportunidad de hacer comentarios públicos, no ha presentado notificaciones a la Organización Mundial de Comercio (OMC), ni ha proporcionado pruebas científicas de los rechazos.

El 31 de diciembre de 2020, México emitió un decreto que exige la eliminación gradual del uso de glifosato y productos que contienen glifosato para el 31 de enero de 2024.

Durante el período de eliminación, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt) tiene la tarea de estudiar, desarrollar y promover alternativas al glifosato.

Además, el decreto prohibiría a México usar glifosato en cualquier programa patrocinado por el gobierno durante el período de eliminación.

Estados Unidos continúa presionando a México para que otorgue permisos de importación para productos que contienen glifosato, enfatizando la importancia de un enfoque regulatorio basado en la ciencia y el riesgo”, dijo la USTR.

En otro caso, el 31 de diciembre de 2020, México publicó un decreto final bajo el cual se revocarán las autorizaciones existentes “para el uso de grano de maíz genéticamente modificado en la dieta de mujeres y hombres mexicanos” y se prohibirán nuevas autorizaciones hasta que el grano de maíz modificado genéticamente sea completamente reemplazado el 31 de enero de 2024.

“Estados Unidos está presionando a México para que revoque el decreto y asegure que la Cofepris emprenda y complete su procedimiento de aprobación para productos de biotecnología agrícola sin demoras indebidas y manteniendo un proceso transparente”, aseveró la USTR.

Por último, México rechazó solicitudes para el cultivo de algodón biotecnológico en 2019 y 2020.

“El algodón biotecnológico se ha cultivado en México durante 25 años sin evidencia de impacto adverso sobre el medio ambiente, la biodiversidad o la salud animal o vegetal. Estados Unidos sigue presionando a México para que reconsidere estas aplicaciones y utilice un enfoque científico y basado en riesgos”, concluyó la USTR.

La embajadora Katherine Tai, representante Comercial de Estados Unidos, fungirá como la anfitriona del encuentro virtual, en el que también participarán Mary Ng, ministra de Pequeñas Empresas, Promoción de Exportaciones y Comercio Internacional de Canadá, y la secretaria de Economía del Gobierno de México, Tatiana Clouthier.

Las tres ministras estarán acompañadas por sus respectivas delegaciones.

roberto.morales@eleconomista.mx