Las autoridades de la Unión Europea acusaron a General Electric, a la farmacéutica Merck y a la fabricante de electrónica Canon de incumplir las normas europeas de fusiones o adquisiciones.

La Comisión Europea anunció este jueves que ha presentado reclamaciones en los tres casos. La Comisión no pide la anulación de las operaciones, pero amenaza con cuantiosas multas si las pesquisas confirman irregularidades.

La Comisión Europea dijo sospechar que GE no reveló información completa sobre sus productos eólicos antes de adquirir la firma de energía danesa LM Wind este año por 1,600 millones de dólares.

Por su parte, Merck, con sede en Alemania, es sospechosa de proporcionar información incorrecta o engañosa antes de adquirir Sigma-Aldrich en el 2015.

La japonesa Canon es sospechosa de adquirir la rama de servicios médicas de Toshiba el año pasado antes de solicitar la autorización de la Unión Europea.

erp