El siguiente paso para fortalecer al turismo de México, que ha crecido de manera desigual bajo islas de desarrollo durante los últimos años, es concretar un acuerdo nacional para llevarlo a su nivel óptimo de desarrollo y de contribución a la economía nacional, y con ello colocarlo a la altura de las grandes potencias turísticas, consideró Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

México se ubica entre los 10 primeros lugares en recursos naturales y entre los 25 mejor catalogados en el renglón cultural de 140 países. Sin embargo, estamos en la parte baja del rango en sustentabilidad medioambiental y en seguridad.

Este es un gran desafío para todos, a nivel Federal y de los estados y de los municipios... , sentenció Castañón, en su mensaje semanal La Voz CCE.

NOTICIA: CCE pide austeridad en gasto público ante caída del crudo

Recordó que el flujo de turistas internacionales a nuestro país y la derrama de divisas que dejan cerraron el 2015 con récords históricos: más de 32 millones de personas y casi 17,500 millones de dólares.

Nuestros centros turísticos, tanto los de playa como los de cariz cultural, no pueden seguir siendo islas de desarrollo en medio de la precariedad urbana , dijo.

El dirigente empresarial recordó que el turismo representa cerca del 9% del Producto Interno Bruto (PIB) y ya genera hasta 40% más divisas que la industria del petróleo. Esta industria es una de las mayores palancas de crecimiento y de oportunidades para los mexicanos, y esta capacidad puede y debe multiplicarse .

No obstante, pugnó por dar continuidad a los grandes avances que se han logrado en la profesionalización del sector, en todos sus componentes: empresarial, trabajadores, promotores y plantilla ejecutiva, proveedores de servicios y productos, y desde luego, las autoridades.

NOTICIA: Empresarios piden compromiso para afianzar Estado de derecho

El sector empresarial demanda que el turismo tenga un papel mucho más relevante en los planes y proyectos de infraestructura. Hay que insistir en que el capital turístico de un país o de una ciudad o de una región, no se limita a su legado natural o cultural. Ver las cosas de esa manera sería un grave error , acotó Castañón.