El presidente Donald Trump y las compañías automotrices Big Three mantienen posiciones encontradas respecto a la conveniencia de aplicar o no aranceles globales a las importaciones estadounidenses de autos y ciertas autopartes.

“Lo que realmente va a suceder es que no habrá impuestos”, dijo Trump a Fox News en una entrevista emitida el domingo. “¿Saben por qué? Van a construir sus autos en Estados Unidos. Los van a hacer aquí”.

Este comentario fue emitido luego de que el Consejo Estadounidense de Política Automotriz (AAPC, por su sigla en inglés), representante de Fiat Chrysler Automobiles (FCA), Ford Motor Company y General Motors Company, enviara el viernes una carta al Departamento de Comercio para oponerse a la imposición de aranceles en el sector automotriz.

“A pesar de las buenas intenciones del gobierno de Estados Unidos, los fabricantes de automóviles creen firmemente que cualquier aumento en las tarifas automotrices en automóviles, camiones ligeros y partes automotrices socavará las enormes contribuciones económicas que el sector automotriz estadounidense hace a nuestra economía y podría interferir con el éxito fabricantes de automóviles”, dijo Matt Blunt, presidente del AAPC.

La misiva fue enviada el último día permitido para presentar opiniones en el marco de una investigación sobre si las importaciones de automóviles, camionetas, autopartes y camiones livianos implican una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos, lo que podría concluir en la fijación de aranceles globales a esos productos.

El AAPC representa los intereses comunes de política pública de sus compañías miembros, FCA US LLC, Ford Motor Company y General Motors Company. Estas tres empresas son el corazón de la base industrial de los Estados Unidos y un motor de la economía industrial estadounidense.

“La imposición de un arancel de 25% a automóviles y autopartes, además de los aranceles de importación de acero y aluminio de la Sección 232 y los aranceles de la Sección 301 sobre importaciones chinas, daría lugar a una nueva carga tributaria total de más de 90,000 millones de dólares a la industria automotriz de Estados Unidos”, enfatizó Blunt.

La administración Trump anunció el 22 de marzo que impondría nuevos aranceles sobre 50,000 millones de dólares en exportaciones chinas a los Estados Unidos como resultado de una investigación bajo la Sección 301 de las prácticas comerciales chinas sobre propiedad intelectual y transferencias forzosas de tecnología; posteriormente, los gobiernos de ambos países anunciaron la posible imposición de aranceles adicionales a las importaciones de cada uno.

“Imponer tarifas aumentará los costos para los consumidores, disminuirá la elección del consumidor, la demanda del consumidor, la producción y ventas de automóviles y camiones ligeros y los niveles de inversión, y provocará la pérdida de empleos en el sector automotriz de Estados Unidos”, alertó Blunt.

Amaga con actuar ante la OMC

Trump rechaza represalias de la UE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió el lunes a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que hará algo si su país no recibe un trato adecuado, sólo horas después de que la Unión Europea indicó que aranceles de Washington perjudicarían a la industria automotriz estadounidense y provocarían represalias.

Trump, en conversación con reporteros durante una reunión con el primer ministro holandés Mark Rutte en la Casa Blanca, dijo: “La OMC ha tratado a Estados Unidos muy, muy mal y espero que cambie sus modos”.

Sus comentarios se conocen después de que el sitio de noticias Axios informó que el gobierno de Trump redactó un proyecto de ley que permitiría al presidente aumentar los aranceles a voluntad y negociar gravámenes especiales con países específicos, dos violaciones básicas a las normas de la OMC. Estados Unidos tiene “una gran desventaja en la OMC. Y no estamos planeando nada ahora, pero si no nos tratan adecuadamente, haremos algo”, dijo Trump, sin dar más detalles.

Durante su reunión con Rutte, Trump también dijo que funcionarios de su gobierno se reunirán con los de la UE para trabajar sobre comercio. Estados Unidos impuso aranceles a las importaciones europeas de acero y aluminio y está llevando a cabo otro estudio de seguridad nacional que podría generar más gravámenes para automóviles y autopartes. (Con información de Reuters)

 

rmorales@eleconomista.com.mx