En un entorno altamente digitalizado, las tecnologías de la información se han convertido rápidamente en un motivador clave de diferenciación. Todos los negocios deben de ser hoy en día negocios digitales. Un escenario económico cada vez más desafiante exige medidas concretas y prácticas, y a la vez innovadoras y disruptivas que habiliten el crecimiento a largo plazo. Las compañías que interactúen personalmente con los clientes, aseguren que sus ofertas se conecten directamente con el exterior y desarrollen servicios nuevos tendrán mayores oportunidades para aventajar a sus competidores.

NOTICIA: Tres estrategias para impulsar la innovación abierta y la colaboración digital

La necesidad de posicionarse como una organización única, con una propuesta de valor diferencial, es imperativa. Las empresas innovadoras cambian la manera de construir aplicaciones, productos y servicios nuevos, y cosechan resultados como consecuencia de ello. Las organizaciones que quieran transformarse pueden cuestionarse cuál es la mejor manera de emprender el camino hacia la innovación y deberán considerar los siguientes factores para convertirse en jugadores estratégicos:

  1. Colaboración: el panorama actual de negocios se está desempeñando a alta velocidad, por esta razón las empresas en México deben buscar aliados que tengan profundo conocimiento, herramientas y talento con gran experiencia en herramientas digitales dentro de cada industria. De esta manera, al hacer sinergia y colaborar activamente con ellas, se amplían las posibilidades.
  2. Capacitación y desarrollo de capacidades digitales: es de vital importancia que las empresas mexicanas dediquen tiempo y recursos a preparar al talento local en las áreas de especialización en estas tecnologías. Desarrollar las capacidades, conocimiento y habilidades de la gente es un factor que provocará la prosperidad de la compañía.
  3. Inversiones inteligentes: debido a la amplia diversidad de riesgos que existen en el mundo de los negocios digitales, es importante que, a través de la tecnología, la gestión de información y la priorización de objetivos, se definan las inversiones estratégicas que serán requeridas en el corto, mediano y largo plazo. Estas inversiones inteligentes habilitarán las posibilidades de crecimiento constante y sobre todo, minimizarán los riesgos a futuro.

Es de esta manera como otros países han podido crear experiencia, conocimiento y proyectos exitosos. El crecimiento de las empresas mexicanas se debe basar en la constante búsqueda de opciones, aliados y plataformas que permitan a los modelos de negocio volverse más competitivos a través de la optimización de los recursos disponibles y del desarrollo de nuevas capacidades.

Las plataformas y los ecosistemas de la industria digital motorizan la próxima ola de innovación avanzada y crecimiento desestabilizador. Las compañías podrán comenzar a reinventarse cambiando la manera en que diseñan aplicaciones; adoptando un nuevo modelo operativo que permita ingresar a nuevos mercados y abriendo su ecosistema de socios de negocios y clientes. De esta manera, las organizaciones mexicanas conseguirán posicionarse con propuestas disruptivas, que las hagan diferenciarse del resto de sus competidores, y así, liderar no sólo el mercado local, sino también el global.

Fabio Irino es director de Estrategia en Tecnología, Accenture México

mac