El fabricante japonés, Toyota llamará a revisión 2.43 millones de vehículos híbridos en todo el mundo, un mes después de haber tomado la misma medida con más de un millón de autos de esta tecnología.

Toyota mencionó en un comunicado un problema de funcionamiento del sistema híbrido, que combina un motor tradicional de gasolina con otro eléctrico, lo cual podría causar accidentes.

Sin embargo la empresa señaló que se habían registrado pocas anomalías de este tipo, solo tres en Japón, y precisó que no se produjo ningún accidente en el archipiélago.

La compañía no dio datos de otros países.

En caso de fallo del sistema híbrido, el conductor normalmente recibe un aviso de los indicadores luminosos. Esto le permite reducir la velocidad y aparcar.

Pero "en casos muy raros, el sistema híbrido podría dejar de funcionar en lugar de ponerse en modo seguro", explicó Toyota. "El vehículo perdería potencia, hasta el paro" y en caso de gran velocidad, esto podría "aumentar el riesgo de accidente".

Los automóviles llamados a revisión son los modelos Prius y Auris, fabricados entre octubre de 2008 y noviembre de 2014. El anuncio afecta a 1.25 millones de clientes en Japón, 830,000 en Norteamérica, 290,000 en Europa, 3,000 en China y 60,000 en otras regiones.

Estos autos ya estuvieron implicados en los planes de revisión de 2014 y 2015. El problema detectado entonces con el sistema híbrido fue resuelto, pero la solución "no anticipó la situación actual", según el representante de Toyota.

En caso de fallo del sistema híbrido, el conductor normalmente recibe un aviso de los indicadores luminosos. Esto le permite reducir la velocidad y aparcar.

Pero "en casos muy raros, el sistema híbrido podría dejar de funcionar en lugar de ponerse en modo seguro", explica Toyota. "El vehículo perdería potencia, hasta el paro" y en caso de gran velocidad, esto podría "aumentar el riesgo de accidente".

Impacto indeterminado 

Este es uno de los llamados a revisión más importante del grupo japonés en los últimos años. En 2014 el grupo llamó a revisión a 1.9 millones de Prius, y dos años más tarde 3.37 millones de coches, de los cuales 1.43 millones de vehículos con motor híbrido. Pero el último anuncio se produce poco después del último llamado a revisión.

A principios de septiembre el gigante de la región de Nagoya (centro) advirtió a más de un millón de propietarios de coches híbridos de un posible riesgo de incendio.

"No podemos medir el impacto de un llamado a revisión en lo inmediato. Debemos primero analizar el problema en detalle, pero el último llamado de septiembre suscitó preocupación ya que el Prius es la marca estrella de Toyota", comentó a AFP Satoru Takada, analista de la consultora TIW en Tokio.

Takada señala no obstante que "los llamados de estos días son consecuentes" ya que las mismas piezas se utilizan en varios modelos diferentes.

Toyota, que en 2009-2010 registró problemas de repentinas aceleraciones en sus coches comercializados en Estados Unidos, es particularmente prudente. La investigación estadounidense concluyó que los accidentes mortales se produjeron probablemente por las alfombras de protección en el habitáculo del lado del conductor que podían bloquear el pedal acelerador.

El grupo japonés, uno de los primeros del sector, lanzó en 1997 con escepticismo el concepto de coches híbridos. El uso de un motor a combustión combinado a un motor eléctrico cuya batería se recarga cuando el coche está en marcha, frena o desciende una cuesta, permite reducir el consumo de gasolina.

El constructor comercializa 40 modelos diferentes de coches híbridos, por un total combinado de 12 millones de unidades vendidas.