Con iniciativas que buscan tipificar la defraudación fiscal, así como la expedición y adquisición de facturas falsas, como delitos de delincuencia organizada, el Senado de la República inyectará incertidumbre jurídica a las empresas y los contribuyentes honestos, alertó el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos.

El líder patronal, reconoció la gravedad del problema de la defraudación, evasión y elusión fiscal, ya que de acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), se calcula que alrededor de 350,000 millones de pesos es el monto anual de la evasión fiscal a través de facturas falsas. “Este monto equivale a ocho veces el último presupuesto anual de la UNAM”, acotó.

Las reformas planteadas amenazan a muchas empresas que cumplen con sus obligaciones tributarias puntualmente. “Preocupa mucho que, en el ánimo de contar con una ley que elimine a las empresas defraudadoras, pudieran darse injusticias”, advirtió el líder patronal del país.

De Hoyos demandó a que los senadores no la incluyan en la discusión dichas reformas debido a los efectos que podría ocasionar, “no puede ser votada sin un análisis extenso y consensuado con todo el sector productivo”, afirmó en su mensaje semanal La Señal Coparmex.

Es necesario construir una Ley cuya implementación no devenga en más problemas y una mayor incertidumbre.