El Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) animó al presidente Andrés Manuel López Obrador a considerar a Telmex como una palanca de apoyo en su plan de llevar Internet y otros servicios de telecomunicaciones a cada carretera, pueblo o ciudad de México para transformar al país en uno mejor conectado a las nuevas tecnologías.

Francisco Hernández Juárez, líder del STRM y advirtiendo las intenciones del presidente de lanzar una nueva licitación para la llamada Red Troncal –un proyecto de conectividad basado en la fibra óptica de la CFE que ya ha retrasado su progreso desde 2017–, reconoció que la Comisión Federal de Electricidad cuenta con una moderna red de cerca de 26,000 kilómetros de fibra óptica y también con una red de cobre de las más extensas del país con las que se podrán crear nuevos productos fijos, móviles e incluso inalámbricos a favor de los mexicanos y de los planes de AMLO para apuntalar su política de apoyos sociales.

Pero el dirigente sindical estableció que difícilmente el presidente podrá cumplir con sus objetivos apostando solamente a la infraestructura de la CFE y a la Red Troncal que se configure en próximos meses a partir de un nuevo proceso licitatorio, pues, argumentó, para llevar Internet de alta velocidad y entregar los apoyos sociales a las poblaciones más apartadas será necesario “convocar a toda la industria” y de entre ellos al actor que cuenta con la red más grande de fibra óptica y cobre de todo México, porque se necesitan cuantiosas inversiones e infraestructura de última generación ya construida, misma que la CFE no tiene hoy y que los licitantes ganadores tardarán en construir:

“El presidente tiene un proyecto de llevar servicios de Internet a todo el país y tiene por delante ese proyecto de la red –troncal–, que aún no sabemos cómo será su definición, pero faltará todavía más: Para que se noten las diferencias, la red de Telmex tiene a la fecha 300,000 kilómetros y la ha ido construyendo aún con la preponderancia y sus números rojos, y la CFE, aunque tiene cobre hasta el último rincón de México, necesita mucha inversión para cumplir con esos compromisos. Nosotros queremos ir en esa dirección de apoyar al gobierno con sus propuestas, de llevar cobertura y conectividad, para que el niño de la sierra tenga Internet como el niño de la ciudad y que las empresas del campo como las de la ciudad puedan levantar adecuadamente la economía y entonces, para cumplir con esa magnitud de promesas necesita a todos los que están metidos en el sector. Allí, Telmex tiene la red de fibra lista para penetrar; para crear una columna de crecimiento en la que se pueda apoyar”, dijo el jefe del STRM.

Con esto, Hernández Juárez envía un mensaje a López Obrador para que apoye a los telefonistas en sus intenciones de frenar la separación funcional de Telmex, con la que pretende crear una empresa de servicios mayoristas y otra que venda líneas sólo al consumidor, un plan de las autoridades reguladoras que el STRM considera como atentatorio para los trabajadores de Teléfonos de México y contra el que el sindicato ya interpuso un amparo de carácter laboral en 2018.

“Todos sabemos que si México quiere estar bien sustentado para los nuevos tiempos, necesita tener una red muy robusta de telecomunicaciones, por lo que significa el Internet de las cosas o la Inteligencia Artificial y por lo que significan la industria 4.0, la robótica y las aplicaciones que se pueden hacer con ellas; no sólo un tema de negocio, sino de educación, salud, seguridad o para la eficiencia del mismo gobierno”.

Para todo ello, planteó Francisco Hernández Juárez, se requieren cientos de millones de dólares en inversiones y regulaciones y políticas públicas más acordes a la realidad del mercado y el momento histórico que viven las empresas del sector, cuando el costo de los insumos se eleva, la proyección del crecimiento económico va a la baja y el tipo de cambio oscila demasiado, no existe un amplio margen de maniobra para tener éxito en el mercado nacional de telecomunicaciones. A la fecha es Telmex el operador que más inversiones realiza en el segmento fijo, de acuerdo con reportes financieros enviados a la Bolsa Mexicana de Valores que son auditados.

“Lo que quiere hacer en seguridad y para su política social, lo podemos apoyar para llevar conectividad al niño de la sierra y la ciudad con esta red; todos debemos apoyar y nosotros tenemos esa red que puede funcionar como columna”, dice Francisco Hernández Juárez, en referencia que AMLO puede buscar a Telmex y otras empresas del sector para apurar su política de inclusión digital en lo que se construye la Red Troncal, pues los beneficios de ésta no se darán en el corto plazo.

Andrés Manuel López Obrador despejó esta mañana, luego de dos días de incertidumbre, que la licitación de la Red Troncal a partir de un par de hilos de fibra óptica oscura o no explotada por la CFE empezará desde cero, en aproximadamente un mes y con una serie de redefiniciones, entre las que se incluirán obligaciones de cobertura y conectividad social, según declaraciones a la reportera Itzel Castañares.

De esta manera, el presidente complica los planes de las empresas que ya hubiesen estado interesadas en competir por el proyecto de la Red Troncal y que de acuerdo con su plan original, tenía previsto lanzar la convocatoria definitiva de licitación el 1 de febrero próximo. Al proyecto no lo despejan todas las dudas, pues hasta esta media tarde, en el portal de Compranet aparece aún como “vigente”.

Ahora, el gobierno federal tendrá que buscar alternativas adicionales para cumplir con su promesa de llevar servicios sociales de telemedicina, teleeducación o envíos de dinero a las poblaciones más desapartadas, y el apoyo podría estar en las redes de infraestructura como la de Telmex:

“Nosotros ya presentamos una agenda digital de beneficio social y el presidente trae una política digital orientada en la misma línea con buenas propuestas, pero si no lo ayudamos y él no hace más –apoyarse sólo en la Red Troncal– y que se siga diciendo a Telmex 'tú inviertes y te jodes, porque los demás se cuelgan de tu red', entonces no va llegar lejos, pues con buena voluntad no es suficiente”.