Tras una batería de hasta cinco ofertas mejoradas de compra, Takeda ha convencido al consejo de la biotecnológica irlandesa Shire para sellar un acuerdo valorado en 46,000 millones de libras (52,550 millones de euros). Una vez se complete, se convertirá en la mayor compra de la historia en el exterior de una compañía japonesa y catapultará a Takeda hasta el top 10 del sector farmacéutico mundial.

A falta del cierre de algunos flecos, el consejo de la irlandesa, especializada en enfermedades raras como la hemofilia, dijo que está “dispuesto a recomendar a los accionistas de Shire la propuesta revisada en función de la resolución satisfactoria de otros términos de la oferta, incluyendo la recíproca due diligence”.

Takeda pagará 21.75 libras en efectivo por cada acción de Shire e intercambiará títulos por otras 27.26 libras. El precio de 49 libras es 4.2% superior a la oferta anterior y supone una prima de 59.6% respecto al cierre en Bolsa de Shire el 27 de marzo, antes de que comenzara el asalto.

Tras la operación, los accionistas del laboratorio europeo tendrán cerca de 50% del nuevo gigante farmacéutico, número octavo del ranking mundial por ingresos según Dealogic, con unas ventas agregadas de 31,000 millones de dólares en el 2017. La operación diseñada por el consejero delegado de Takeda, Christophe Weber, que lleva sólo tres años en el cargo, es audaz porque el grupo reducirá su dependencia del mercado japonés y crecerá con fuerza en el exterior, especialmente en EU, donde Shire obtiene más de 60% de sus ingresos.

No obstante, el plan tiene riesgos importantes. El importe de la adquisición es un reto financiero para Takeda y su cotización bajó 7% —acumula una pérdida de casi 20% en un mes—, con una capitalización de 26,950 millones de euros, lo que amplía la diferencia con su rival. Shire cedió 2.8%, con un valor de 39,900 millones de euros.

Con cerca de 240 años de historia, Takeda ha crecido a golpe de talonario en los últimos años. Las más relevantes son la compra de las estadounidenses Millennium Pharmaceuticals por 8,800 millones de dólares en el 2008 y la de Ariad por 5,000 millones el año pasado.