Las negociaciones de un Acuerdo Estratégico de Integración Económica entre México y Brasil se prolongarán hasta después de las elecciones presidenciales mexicanas, estimó Roberto Bischoff, director de la empresa Braskem-Idesa.

Será un tema de largo plazo porque la agenda prioritaria mexicana comienza a cambiar con elecciones presidenciales , declaró el directivo de la empresa con mayor inversión brasileña en México respecto de la concreción de sus planes para construir un complejo petroquímico en Coatzacoalcos, Veracruz, en los próximos cuatro años. Los gobiernos de México y Brasil pospusieron las dos primeras rondas de negociación, previstas para febrero y abril, sin aclarar el motivo.

Hay retos muy grandes para alcanzar el acuerdo, pero creo que a futuro vamos a encontrar la manera , agregó Bischoff, quien asistió ayer al evento México es Oportunidad 2011, que se realizó en la Presidencia de la República.

Braskem es un corporativo brasileño que a principios del 2010 anunció una inversión, conjuntamente con la mexicana Idesa, de 2,500 millones de dólares para la construcción de un complejo petroquímico en Coatzacoalcos.

Bischoff comentó que la inversión del proyecto se incrementó a 3,000 millones de dólares.

El inicio de las negociaciones del acuerdo comercial fue afectado en parte por el cambio de gobierno de Brasil, pues la llegada de la presidenta Dilma Rousseff conllevó el relevo del gabinete y del cuerpo diplomático, así como por la prioridad que México dio a las negociaciones de acuerdos bilaterales con Perú y Colombia.

[email protected]