Guadalajara, Jal. El entusiasmo por innovar se había agotado cuando los chinos inundaron el mercado de calzado de dama en México con precios dumping, que obligó al cierre de la empresa familiar; pero esa visión con la variedad de colores y texturas que envuelven al pie femenino quedó plasmado -más tarde- en un nuevo proyecto textil que viste muebles para el hogar, oficina, hoteles y expos, afirma Jorge Cuevas, dueño de Kadian Sintéticas & Telas, y que debido al confinamiento durante la pandemia por el Covid-19 y al impulso en la demanda por el Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) el sector viene creciendo a un ritmo de 25 por ciento.

De ser un fabricante de zapatos para mujer, ahora Cuevas se ha convertido en un exitoso empresario especializado en tapicería textil, proveedor de la industria del mueble, y aunque reconoce que industria textil en México no se encuentra en un nivel tecnológico ni de vanguardia para el desarrollo de telas, “su ojo clínico” por más de 20 años de labor en mundo de la moda de las féminas, lo motivó a dar vida y color a las telas para los muebles de casa u oficina.

Admite que esa reconversión surge a raíz de acudir a comprar una sala, que suele ser “sin chiste”, porque siempre había color café o beige, en los muebles no había colores ni tendencias. “La decoración y la combinación de colores, la temporada es lo mío en la industria del mueble. La gente decía: ese peloncito propone colores raros, pero fue cuando encuentro nicho de innovación”, presume. “Duré cerca de 20 años en la industria del calzado donde conocí los colores, las texturas, las tendencias y afiné el ojo gracias a las mujeres que tienen la sensibilidad de la moda y de estar cambiando los colores. Cuando salgo de la industria del calzado, cuando nos inundaron el mercado, cerré mi fabrica”, recuerda.

En Guadalajara, Kadian Sintéticos & Telas, ahora es el “rey de la decoración” de los muebles que se venden en tiendas como Liverpool, Sears, Casa de las Lomas, Palacio de Hierro, y hasta viste los mueves de los hoteles Barceló. Y hasta posee un tablero de diseño y decoración en la plataforma digital de Pinterest. En esta ocasión, sostiene, China no es competencia, porque la empresa 100% mexicana reacciona de manera inmediata y con producto, valor agregado y diseño. “Para que sea rentable desde China debes comprar metros y metros de tela, nosotros ofrecemos desde un metro en adelante y diversidad”.

Con la pandemia por el Covid-19, China se cerró, mientras la demanda de muebles incrementaba, lo que permitió al sector crecer y que las fabricantes optaran por proveedores pequeños, pero seguros. Actualmente -dice- tenemos cerca de 5,000 diseños diferentes, tenemos diseñadores que marcan tendencias.

El empresario reconoce que se enfrentan al incremento de los fletes logísticos.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx