México no puede aceptar inspectores de Estados Unidos para supervisar en el territorio mexicano los compromisos asumidos en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), aseveró Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Por ello, el gobierno mexicano no acepta el establecimiento de cinco agregados laborales de Estados Unidos que monitorearían la implementación de la reforma laboral en México.

La creación de los cinco agregados laborales se incluye en la iniciativa de ley de implementación del T-MEC, enviada este viernes por la Casa Blanca al Congreso de Estados Unidos.

“Contemplan cinco agregados diplomáticos laborales en México, que no sabemos bien a bien cuál será su función y que por su puesto México jamás aceptará si éstos son inspectores disfrazados, por una sencilla razón: la ley mexicana lo prohíbe.

“Esto último nos parece inaceptable y es lo que hemos venido diciendo desde hace unos días. Si bien cada soberanía puede hacer lo que más le convenga a sus intereses en el ámbito de su política interna (el comité), la figura de agregados laborales nos parece agresiva, redundante e ilegal”, escribió Seade en tuits publicados este domingo.

La iniciativa de ley de implementación comenzará su proceso de votación en la Cámara de Representantes, donde se espera su ratificación a más tardar el 20 de diciembre, para ponerse luego, si es el caso, a consideración del Senado.

“La legislación presentada en Estados Unidos (...) adiciona la designación de hasta cinco agregados laborales estadounidenses en México con la responsabilidad de monitorear la implementación de la reforma laboral que está en curso en el país”, dijo Seade en conferencia de prensa el fin de semana.

Afirmó que “estas disposiciones, fruto de decisiones políticas del Congreso y de la administración de Estados Unidos, no fueron, por razones evidentes, consultadas con México, y desde luego no estamos de acuerdo”.

Calificó a la figura del agregado laboral como “innecesaria y redundante”, argumentando que en el protocolo modificatorio del T-MEC se estableció la implementación de paneles para la resolución de controversias en materia laboral.

Por ello, Seade programa reunirse en Washington con el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, y con legisladores estadounidenses para manifestar su rechazo a los agregados comerciales.

Asimismo, para informar sobre esta cuestión, estará en contacto con el sector empresarial y las secretarías de Economía y del Trabajo.

“Es preocupante que a través de una iniciativa de ley se pretenda ir más allá de lo necesario para cuidar el buen cumplimiento de lo negociado entre las partes.

“Si bien México respeta el proceso legislativo estadunidense y la iniciativa de ley que forma parte del proceso de aprobación del T-MEC, en cuya formulación México no interviene, se esperaría que su contenido reflejara el alcance de los compromisos acordados, sin establecer consideraciones ni mecanismos adicionales”, dijo.

El T-MEC permite el levantamiento de paneles de solución de controversias para asuntos relacionados con su contenido y de paneles expeditos si abordan ciertas cuestiones laborales.

“Nos reservamos el derecho de revisar los alcances y efectos de estas disposiciones, mismas que nuestro gobierno y pueblo sin duda verán claramente como innecesarias”, concluyó.

Presentan proyecto de ley de implementación al Congreso de EU

La Casa Blanca envió el viernes al Congreso estadounidense el proyecto de ley de implementación del T-MEC.

En consecuencia, se prevé que el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes inicie el proceso de poner a consideración esta legislación el martes.

Si es así, el Comité de Medios y Arbitrios realizará un “marcado” ese mismo 17 de diciembre.

“Los estadounidenses han estado esperando durante más de un año a que actúen los demócratas de la Cámara, y ahora el Congreso finalmente puede considerar este acuerdo comercial”, dijo el viernes el presidente del Comité de Finanzas del Senado, Chuck Grassley (R-IA).

La Cámara Baja debe votar el proyecto de ley dentro de los 15 días posteriores a la aprobación del proyecto del Comité de Medios y Arbitrios. A su vez, el Comité de Finanzas del Senado debe comunicar el proyecto de ley dentro de los 15 días de sesión de la votación de la Cámara. Luego se requiere que el Senado completo vote sobre el proyecto de ley dentro de los 15 días de la acción del Comité de Finanzas.

Los últimos votos de la Cámara de Representantes en el 2019 están programados para el 20 de diciembre.

¿Cómo se logrará la ratificación del T-MEC?

• México, Estados Unidos y Canadá tienen procesos legales diferentes para la ratificación de un tratado internacional como el T-MEC.

• En México, cuando el Senado aprueba el paquete y entra en vigor, éste es ley. Se hacen después otros cambios legales para evitar contradicción o para aprovechar mejor el tratado, por ejemplo, por política industrial. Pero en sí el tratado es en automático ley.

• En Canadá, el primer ministro presenta a la Cámara de los Comunes la ley de implementación del tratado, la aprueba (en su caso) y se somete a votación por su Senado, después la reina firma su promulgación.

• Estados Unidos tiene el proceso más complejo: hace una lista de los cambios requeridos, la Comisión de Comercio Internacional elabora y difunde un reporte de impacto económico, el Comité de Medios y Arbitrios (mayoría demócrata) inicia la discusión, y el Ejecutivo envía leyes de implementación que votan la Cámara de Representantes y el Senado.