Tijuana.- El presidente Felipe Calderón Hinojosa suscribió el Decreto para la Competitividad y Reducción Arancelaria de la Zona Económica Fronteriza, mediante el cual autorizó la reducción a cero de 200 fracciones arancelarias que se suman a 204 que fueron eliminadas en diciembre.

El mandatario explicó que esto permitirá a los comerciantes mexicanos ofrecer productos importados a precios mucho más atractivos, con lo que se fortalece la actividad económica y se generan más empleos para la gente.

El decreto elimina impuestos en 200 fracciones, de las cuales en 113 se baja el arancel general para todo el país y en 87 se elimina para la zona fronteriza; entre ellas están:

  • Licores
  • Vinos
  • Pescados empacados
  • Pantallas de televisión
  • Artículos para el cuidado de la salud
  • Ropa

Durante la inauguración de los Cuatro Puentes de la Primera Etapa del Proyecto para el Cruce Fronterizo "El Chaparral", recordó que en diciembre pasado concluyeron las llamadas medidas de transición con China para 204 fracciones arancelarias, con lo que suman ahora más de 400 que tienen el mismo tratamiento.

Anotó que por esa razón los comerciantes, en particular los fronterizos, ya no tendrán que pagar un sobreprecio para importar productos de ese país, lo cual los pone en igualdad de condiciones con sus contrapartes de Estados Unidos, porque si un producto entraba sin arancel del lado estadounidense la gente iba a comprar allá, en lugar de aquí en Tijuana.

Acompañado por los secretarios de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez Jacome, y de Hacienda, José Antonio Meade, explicó que con ello los empresarios de la región y, en particular el comercio que representa una gran parte de la actividad económica, van a generar empleos en beneficio de las familias mexicanas.

Subrayó que ello no implica que su gobierno esté desatento a prácticas comerciales desleales; "al contrario, vamos a focalizar nuestros esfuerzos en combatir prácticas desleales en el comercio internacional, porque creemos en el comercio libre pero sobre todo en el comercio justo".

Destacó que el comercio justo implica "que se juegue limpio" entre quienes comercian y sin "trampas", y advirtió que su gobierno estará atento a castigar cualquier práctica desleal que vaya en demérito de la planta productiva del país.

Señaló que por otro lado se facilitaran los procesos de etiquetado de bebidas y alimentos, lo cual es una medida adicional a la eliminación de aranceles, con el objetivo de minimizar los impactos adversos que pueden derivarse del cumplimiento a las regulaciones que la sociedad requiere.

Dijo ser partidario de que el consumidor sepa exactamente qué es lo que consume, pero se pueden etiquetar los artículos en la aduana o en la tienda y hay muchos productos en los que con esta medida se abarata el comercio y se facilita.

Garantizó que su gobierno seguirá trabajando para facilitar el comercio, reducir los costos de operar y producir en México, para tener una frontera segura y eficiente, para brindar certidumbre jurídica a los empresarios y establecer condiciones equitativas de competencia.

Por la tarde, el presidente Calderón ofreció entrevistas a medios de comunicación local, y se espera que vuelva a la Ciudad de México alrededor de las 20:00 horas.

apr