Las subastas de largo plazo para adquisición de energía por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), principalmente, se reactivarán por lo menos hasta el 2021, ya que la nueva administración esperará a que concluya la puesta en marcha de los 56 proyectos comprometidos en las tres subastas anteriores, mientras la estatal eléctrica ejecuta un proyecto integral de transmisión y se fortalece para competir en el mercado.

Así lo afirmó la secretaria de Energía, Rocío Nahle, durante su participación en el México WindPower 2019, donde explicó a empresarios del ramo eólico que el desarrollo de esta tecnología en el país es el mejor ejemplo de convivencia eficiente entre el sector público y el sector privado, por lo que el gobierno pretende darle continuidad, pero de manera equitativa y equilibrada, sin debilitar a la compañía estatal mexicana.

“Antes de abrir el mercado de una forma irresponsable, queremos que los proyectos de las tres subastas se instalen y darle oportunidad a la empresa del Estado a que desarrolle su propia tecnología para competir, con renovables incluso y con sus propios parques eólicos”, dijo.

Y es que la funcionaria explicó que al llegar al gobierno en diciembre del año pasado, se percataron de que las reglas de apertura al capital privado en electricidad establecieron desde la reforma energética que se privilegiaría al despacho más eficiente para aportación de energía a la demanda diaria, mismo que por la ubicación de los proyectos y la tecnología a la que han accedido tenía la tendencia de dejar fuera a las plantas de la CFE, que a su vez tenía pérdidas al contar con tarifas de transmisión por debajo de sus costos.

Por tanto, se buscará fortalecer a la estatal eléctrica, aseguró, y se respetarán los contratos firmados en las subastas anteriores, además de que se dará seguimiento a las empresas ganadoras en materia de evaluación de impacto social y manifestaciones de impacto ambiental para que concluyan a tiempo sus proyectos.

Por lo pronto, hasta febrero de este año se han puesto en operación 10 de los 56 parques nuevos comprometidos en las subastas del 2015, 2016 y 2017. De éstos, seis corresponden al primer concurso y cuatro al segundo, mientras que 11 proyectos más de la primera subasta y 15 de la segunda están en construcción.

Además, todavía quedan cuatro parques eólicos y fotovoltaicos por iniciar obras de construcción de la segunda subasta, mientras que del tercer concurso todos los proyectos están por iniciar obras, pero tienen como fecha límite para su arranque el 2020 y hasta entonces la Secretaría de Energía evaluará si estos mecanismos de apalancamiento de obras renovables son los adecuados para buscar el crecimiento de la canasta de generación eléctrica nacional.

En términos de la inversión comprometida por parte de las empresas ganadoras de las subastas, misma que suma 10,000 millones de dólares, el avance es de 19%, mientras que en materia de capacidad instalada en estos nuevos parques, donde se comprometieron 7,666 megawatts principalmente eólicos y fotovoltaicos, ha arrancado la operación de 21% de lo comprometido.

En entrevista, Nahle aseguró que la CFE prepara un plan para ampliar la red de transmisión nacional, ya que esta actividad seguirá siendo facultad exclusiva de esta empresa, luego de la cancelación de la licitación de las dos líneas de corriente directa en alto voltaje de Oaxaca al centro y de Baja California a Sonora.

Eólicos en marcha

Por su parte, el presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, Leopoldo Rodríguez Olivé, reiteró que durante el 2019 se añadirán 1,800 megawatts eólicos al parque de generación nacional, para llegar a más de 6,800 megawatts en 13 entidades del país, convirtiendo a México en el segundo productor eólico más grande de Latinoamérica después de Brasil.

Aun sin subastas y únicamente mediante contratos bilaterales y generación distribuida, el potencial del país permitirá que con inversiones de 14,000 millones de dólares se llegue a una capacidad instalada superior a 10,000 megawatts eólicos instalados en 18 entidades al concluir la presente administración, por lo que solicitó el apoyo del gobierno para que con los mecanismos que considere necesarios se incentive todo el potencial con que cuenta el país en esta tecnología.

Al respecto, la titular de energía reiteró que “con equilibrio y equidad” habrá oportunidades para que se lleven a cabo todos los desarrollos en materia de renovables que el país requiere, ya que la nueva administración está comprometida con la transición hacia tecnologías limpias, baratas y amigables, siempre y cuando la CFE participe también de estas actividades en un entorno de competencia.

[email protected]